Shanghái (China), 26 jul (EFE).- Tres años después de que Hong Kong presenciara la primera retrospectiva de su obra, el artista español Alberto Reguera regresa a una de sus ciudades talismán con la muestra "Geometries of Colour" en la que estarán presentes los cielos de su Castilla natal.

"Castilla es una de las fuentes de inspiración más puras que tengo. El paisaje es grandioso y a la vez esencial. Los paisajes de la provincia de Palencia son como cuadros de (Mark) Rothko, donde dos masas de colores trazan horizontes anchos", cuenta a Efe en una entrevista.

Los recuerdos de su infancia, explica Reguera (Segovia, 1961) están muy presentes en su retina. "Los viajes que hacíamos mis padres y mi hermano varias veces al año de Palencia a Segovia, eso queda", plasmado ahora en obras como "Image of Castilla in expansión" o "Landscape in my memory".

La muestra, la quinta que el artista realiza en Hong Kong, se inaugura este jueves en la Karin Weber Gallery y estará compuesta por obras pintadas entre 2013 y 2016 "donde la geometría es un nexo de unión".

Son principalmente "pinturas expansivas en tres dimensiones", donde intenta "incorporar el manejo de todo lo aprendido y experimentado con la pintura con volumen en la última década".

Fue precisamente en Hong Kong donde Reguera realizó la primera retrospectiva de su obra en el año 2015, una muestra que, según cuenta, supuso su reconocimiento profesional en Asia.

Coincidió, además, con una nueva etapa en su carrera donde había comenzado a trabajar "de manera paralela todas las vertientes que mostraban la evolución que había desarrollado en las tres décadas anteriores".

Así, convirtió en "pinturas-objeto" sus paisajes abstractos, instalaciones pictóricas que buscaban borrar "la frontera entre la pintura y la escultura" y que concebían al espacio como "un lienzo con volumen, donde la pintura se expande".

Y donde, también, tiene cada vez más protagonismo la interactuación con el espectador ya que el público genera "con su propia mirada diferentes encuadres ópticos de una misma pintura, va creando su particular campo de visión".

"Hay un lado interactivo en mi pintura y tiene mucha relación con lo que en el futuro será la relación entre el artista y el espectador. El espectador no solo tendrá protagonista, al aumentar el aspecto interactivo respecto a la obra de arte. En un futuro no muy lejano tendrá la opción de modificar y transformar de manera virtual la propia obra", apunta el artista.

Reguera, que vive entre Madrid y París (donde se instaló a los 22 años) se reencontrará así con el público chino, con el que siente una conexión especial. "Existe una enorme empatía entre el público chino y mi obra. Personalmente también, se produce de manera recíproca y equilibrada", explica.

Esto tiene que ver, apunta, en gran parte con la histórica tradición de los chinos de la contemplación. "En una sociedad global muy acelerada", está surgiendo "un nuevo público chino" que está recuperando "el arte de la contemplación de una obra".

Dos días después de la inauguración de "Geometries of Colour", el próximo día 28, tendrá lugar además una performance del artista en la que realizará pintura en vivo en la galería, algo "simbólico y gestual" con lo que pretende emular a los expresionistas abstractos americanos. EFE

pem/rcf/ig