Madrid, 12 jul (EFE).- La primera carrera de obstáculos 'Yo No Renuncio', que se celebrará el 7 de octubre en Alcobendas (Madrid), ha sido presentada este jueves en Madrid con el objetivo de visibilizar el problema de la conciliación de las madres con su trabajo a través del deporte.

"Es un proyecto muy bonito y especial para mí. Esta carrera es un símbolo de la carrera profesional que hacemos las madres", aseguró Laura Baena, fundación del Club Malasmadres y presidente de la asociación 'Yo No Renuncio'.

La carrera ha sido organizada por el Club Malasmadres y el Circuito Music Run España además de contar con el apoyo del Ayuntamiento de Alcobendas con el objetivo de sensibilizar a la población respecto al sacrificio de las madres que también trabajan fuera de su hogar.

María del Mar Rodríguez, Concejal Delegada de Deportes del Ayuntamiento de Alcobendas, asistió al evento en representación de la localidad madrileña que organizará la carrera y quiso dejar claro el mensaje de que "Alcobendas no renuncia".

La carrera contó además con embajadores de la talla de José Hidalgo, presidente de la Asociación del Deporte Español (ADESP), Cristina Mitre, periodista y promotora de 'Mujeres que corren', Cristina Villanueva, periodista y presentadora de La Sexta Noticias y Chema Martínez, atleta olímpico.

Este último aseguró que "es maravilloso que el deporte se pueda convertir en una herramienta reivindicativa" y que la I Carrera de Obstáculos 'Yo No Renuncio' ha nacido "con pasión" y que por esto "está condenado al éxito".

La carrera contará con 13 obstáculos que se corresponden con las adversidades vinculadas a la lucha social del Club Malasmadres y que los participantes tendrán que superar en un circuito de cinco kilómetros. Además de incluir una prueba para menores de edad.

Con los fondos obtenidos, se cubrirán los gastos de la organización de la prueba, y además, se promoverán nuevas acciones para mejorar las condiciones de conciliación a través de la Asociación 'Yo no Renuncio'. También se donarán dos euros a la Fundación Aladina por cada inscripción. EFE