Edimburgo (Reino Unido), 12 jul (EFE).- El "bebé Trump", un globo gigante que retrata al presidente de Estados Unidos, Donald Trump, se dirigirá a Escocia después de sobrevolar mañana las inmediaciones del Parlamento británico en protesta por la visita de trabajo que del mandatario estadounidense realiza al Reino Unido.

La figura, que mide seis metros de altura y representa a un bebé enfadado que solamente lleva pañales y un móvil en la mano, sobrevolará este viernes durante dos horas el cielo de la capital británica a iniciativa del colectivo Nona Hurkmans.

Tras ello, será trasladado hasta Escocia, en concreto hasta el complejo de lujo con campo de golf Trump Turnberry, que el líder estadounidense regenta desde 2014 en South Ayrshire, en el suroeste de la región.

Se espera que los Trump, que llegarán a Escocia el viernes por la noche, pasen el fin de semana jugando al golf en este recinto, ya que su estancia no cuenta con agenda oficial.

El único acto público será el recibimiento a su llegada al aeropuerto Prestwick de Glasgow por parte del ministro para Escocia del Gobierno británico, David Mundell.

Como ya hicieron en Londres, los defensores escoceses de la protesta con el bebé que parodia al presidente han firmado una petición instando a las autoridades a otorgar los permisos necesarios para que el globo sobrevuele el hotel, que durante el fin de semana estará bajo zona de exclusión aérea.

Leo Murray, uno de los activistas en contra de la visita de Trump que se encargará de custodiar la caricatura aerostática, dijo que el objetivo de llevarlo hasta Escocia es mostrar "la solidaridad con la lucha contra su política odiosa".

Durante el viernes y el sábado se celebrarán varias concentraciones de rechazo, que se prevén multitudinarias en Glasgow, Edimburgo y Aberdeen, las principales ciudades escocesas, así como ante el campo de golf del mandatario.

La llegada hoy de Trump al Reino Unido ha generado una ola de protestas ciudadanas en rechazo a sus políticas sin precedentes desde las masivas movilizaciones de 2003 contra la guerra de Irak.

La Policía de Escocia ha puesto en marcha un extenso dispositivo de seguridad que requiere de más 5.000 agentes adicionales, cuyo coste ha sido cifrado en unos cinco millones de libras (alrededor de 5,6 millones de euros).

El domingo, los Trump abandonarán Escocia para viajar a Finlandia, donde el 16 de julio el presidente se reunirá con su homólogo ruso, Vladímir Putin. EFE