Valencia, 21 jun (EFE).- La Sociedad Española de Patología Digestiva (SEPD) ha advertido hoy en Valencia de que la enfermedad hepática por depósito de grasa, que hasta ahora consideraban menor, puede convertirse en la patología preeminente en un futuro cercano.

Durante la primera jornada de la Semana de las Enfermedades Digestivas, que se celebra hasta el próximo sábado, el presidente de la SEPD, Javier Crespo, ha explicado a EFE que consideran que "entre el 10 y el 20 % de las personas que tienen enfermedad por depósito de grasa van a desarrollar una enfermedad grave del hígado" en los próximos años.

"Tener grasa, en sí mismo, no es una enfermedad, pero cuando se suman inflamación y fibrosis, esta patología va progresando. La enfermedad hepática por depósito de grasa abarca casi a un 20 % de la población, pero solo es grave cuando se le suman ambos factores, y nuestra labor es intentar prevenir que eso suceda", ha aseverado.

Crespo ha destacado asimismo que es esencial que "la sociedad se involucre en su conjunto", por lo que ha subrayado la relevancia de las "medidas de salud pública, dieta, ejercicio y consejos en las escuelas", ya que esta enfermedad también afecta a un grupo de niños, en especial, con mala nutrición.

La SEPD ha advertido asimismo de que la automedicación y el abuso de productos de herboristería, suplementos dietéticos u hormonales puede causar toxicidad hepática grave.

La toxicidad hepática o hepatotoxicidad, han explicado desde la entidad, es poco frecuente pero puede ser potencialmente grave y ocurrir por el consumo de fármacos prescritos por el médico, pero también por la automedicación o por el consumo de cualquier otro producto que se metabolice a través del hígado como los preparados de herboristería, los suplementos dietéticos o las hormonas que se consumen, por ejemplo, en los gimnasios.

Además, han informado de que ocurre con una incidencia anual de entre 2,9 y 19 casos por cada 100.000 habitantes, y han asegurado que muchas familias de fármacos causan hepatotoxicidad, pero la combinación amoxicilina-ácido clavulánico, un antibiótico muy prescrito, es el que más la provoca, con un caso por cada 2.500 a 3.000 personas.

Actualmente no existen pruebas específicas para diagnosticar estos episodios, puesto que el diagnóstico de la hepatotoxicidad se basa fundamentalmente en la exclusión de otra lesión hepática, pero los especialistas ya están analizando paneles de biomarcadores diagnósticos y pronósticos para poder distinguir el daño hepático derivado de un efecto tóxico del provocado por otras causas, como las hepatitis por virus, con las que se confunde a menudo.

En la rueda de prensa de presentación de estas jornadas, en la que también han estado presentes el presidente saliente de la SEPD, Fernando Carballo; el responsable del Comité Científico de la SEPD, Raúl Andrade, y el presidente de la Fundación Española del Aparato Digestivo (FEAD), Federico Argüelles, se ha resaltado además la importancia de cuidar el estilo de vida, que en España se ha ido deteriorando en la última década, y que incluye "tasas dramáticas de obesidad infantil".

El congreso anual de la Sociedad Española de Patología Digestiva prevé una asistencia de mil especialistas y un completo programa científico, que incluye 574 comunicaciones. EFE