Barcelona, 14 jun (EFECOM).- Un 73 % de los empleados españoles cree que su entorno laboral dificulta la conciliación entre trabajo y vida personal y familiar, y asume que hacer uso de las medidas de flexibilidad laboral pueden penalizar su carrera profesional y llegar a ser mal vistos por sus compañeros.

Estos datos aparecen recogidos en el Estudio IFREI (Índice de Responsabilidad Familiar Corporativa), elaborado por el Centro Internacional Trabajo y Familia de la escuela de negocios IESE, y que ha dirigido la profesora Mireia Las Heras.

El informe aborda la situación de la responsabilidad familiar corporativa en España teniendo en cuenta tanto las políticas formales como la cultura corporativa, y el apoyo que reciben los trabajadores que quieren conciliar desde las cúpulas de las empresas.

El estudio revela que hasta un 28 % de los empleados declara trabajar en un entorno "contaminante", que entorpece de manera sistemática la conciliación, mientras que otro 45 % lo califica de "desfavorable", porcentaje que, en el resto del mundo, es del 12 % y 39 %, respectivamente.

El documento ve insuficientes las políticas formales a favor de la conciliación, ya que se limitan al horario laboral flexible y el trabajo a tiempo parcial, mientras que el teletrabajo y la semana compartida no están todavía al alcance de la mayoría.

El estudio echa de menos otras medidas de apoyo familiar como los subsidios para el cuidado de hijos o personas dependientes (sólo lo disfrutan un 6 %), los servicios de guardería en el centro de trabajo (un 2 %) o la posibilidad de alargar las bajas de maternidad/paternidad (disponible para más de un 20 %).

El IFREI analiza también el papel que juegan los líderes de las empresas para facilitar la conciliación al considerar relevante para avanzar no sólo la existencia de medidas de flexibilidad sino también una actitud receptiva por parte de éstos y una cultura organizativa que favorezca la conciliación.

En este ámbito, el informe revela que, cuando el líder es un hombre, el nivel de apoyo que reciben los empleados es valorado como bajo, mientras que se considera bueno cuando el rol lo ejerce una mujer, con la excepción de las mujeres lideradas por otras mujeres.

Además, 7 de cada 10 encuestados creen que usar las medidas de flexibilidad puede dificultar su carrera profesional y más de un 40 % opina que puede ser mal visto por sus compañeros, mientras que un 41 % de los hombres y un 48 % de las mujeres siente que la empresa les presiona para anteponer el trabajo a la familia.

El estudio se basa en el análisis de las respuestas de 964 personas (68 % hombres y 32 % mujeres) con distintas situaciones familiares y niveles de responsabilidad en el trabajo. EFECOM