Bruselas, 14 jun (EFE).- El secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, aseguró hoy que la próxima cumbre de líderes de la Alianza, convocada en Bruselas el 11 y 12 de julio, permitirá demostrar la unidad de la organización, pese a los desacuerdos de algunos socios con Estados Unidos en áreas como el comercio.

"Esa cumbre será importante porque será una plataforma para demostrar la unidad de la Alianza", declaró el político noruego durante una rueda de prensa junto a la presidenta de Croacia, Kolinda Grabar-Kitarovic.

El ex primer ministro nórdico insistió en que espera que la reunión de jefes de Estado y de Gobierno "una vez más, demuestre la unidad y fortaleza de la OTAN", con independencia de las diferencias entre varios aliados y Washington por la decisión estadounidense de imponer aranceles a las importaciones de acero y aluminio o la salida del pacto nuclear iraní y los acuerdos climáticos de París.

De hecho, Stoltenberg señaló que los desencuentros entre naciones a ambos lados del Atlántico no son "nada nuevo" y citó ejemplos como los desacuerdos entre miembros de la OTAN por la invasión de Irak en 2003.

"Lo que la OTAN ha demostrado una y otra vez es que, pese a esas diferencias, hemos sido capaces de unirnos alrededor de las labores centrales de la OTAN de protegernos y defendernos los unos a los otros", constató.

Asimismo, afirmó que Estados Unidos y el presidente Donald Trump están "comprometidos" con la Alianza y "el vínculo transatlántico".

"No solo lo vemos en declaraciones, sino en acciones concretas sobre el terreno, y las acciones hablan más alto que las palabras", dijo, en referencia a la mayor presencia de la primera potencia mundial en el Viejo Continente con "más tropas, más ejercicios y más inversiones para la seguridad europea".

Por tanto, consideró que en lo relativo a la defensa, "el vínculo transatlántico, de hecho, se está fortaleciendo", también por la mayor inversión en las fuerzas armadas de los socios europeos.

El secretario general añadió que durante la cumbre de mandatarios se abordará "el reparto de la carga", tras el compromiso alcanzado en la reunión de líderes de Gales (Reino Unido) en 2014 de que cada país invirtiera el 2 % de su PIB en defensa en diez años, cuestión prioritaria para la administración Trump.

En ese sentido, resaltó la necesidad de que todos los aliados cumplan ese pacto.

Igualmente, precisó que en el encuentro de jefes de Estado y de Gobierno también se tratará la cooperación entre la Unión Europea y la OTAN.

Sobre el acuerdo de Grecia y Macedonia para el nombre definitivo de ese segundo Estado, aseguró que se trata de "una oportunidad histórica para resolver una disputa que después puede desbloquear" la entrada de ese país en la OTAN, y manifestó su esperanza de que el pacto se finalice e implemente por completo. EFE