Barcelona, 14 jun (EFE).- El líder del PPC, Xavier García Albiol, ha sostenido hoy que "no se puede argumentar por cuestiones humanitarias" el acercamiento de los políticos presos encarcelados a prisiones en Cataluña y ha reconocido que "tener un familiar a 600 kilómetros es una situación incómoda, pero no se puede argumentar".

"Entiendo y respeto a Cuixart, a Sànchez y a sus familias. Pero de aquí a decir que están en cárceles en Madrid y que hay cuestiones humanitarias me parece exagerado", ha sostenido en declaraciones a La Xarxa.

Albiol ha negado que en España haya "presos políticos" sino "políticos en prisión no por sus ideas sino por intentar llevar a cabo una ruptura de Cataluña con el resto de España", y ha añadido que el debate sobre el acercamiento a prisiones catalanas supone "matizaciones del ámbito técnico y jurídico".

"Si los afectados han pedido el acercamiento a cárceles más cercanas y el juez ha dado la negativa por respuesta ... el juez tendrá sus argumentos", ha sentenciado.

El ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, se ha mostrado partidario hoy de acercar a los soberanistas encarcelados a prisiones catalanas si el juez del Tribunal Supremo, Pablo Llarena, así lo autoriza.

Sobre la estrategia adoptada por el anterior presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, respecto a Cataluña, Albiol ha afirmado que quizás ha habido una "falta de relato" por parte del Gobierno central para contrarrestar los argumentos independentistas, y que el Ejecutivo central debería haber explicado lo que ha hecho el Estado en Cataluña.

Albiol ha defendido "tender puentes" entre "las dos Cataluñas" sin que tenga que "renunciar" a sus principios, y ha añadido que es por este motivo que se reunió el lunes con el presidente de la Generalitat, Quim Torra, a quien trasladó la necesidad de establecer un "acuerdo de mínimos" entre las formaciones políticas catalanas.

El dirigente popular también ha reconocido que no habría dado el salto a la política en clave catalana si hubiese seguido siendo el alcalde de Badalona (Badalona), un objetivo que espera reeditar en las elecciones municipales de 2019. EFE