Madrid, 12 jun (EFE).- Como "militante feminista", la periodista y escritora argentina Florencia Etcheves quiso tratar la violencia contra las mujeres en su última novela negra y, dentro de "ese abanico de espanto", decidió dar visibilidad a la trata de mujeres, ante la que hay, asegura, complicidad y silencio de la sociedad.

"Cornelia", editada por Planeta, llega ahora a las librerías españolas tras publicarse en 2016 en Argentina, donde ya ha sido estrenada una película basada en esta historia. Se trata de la tercera novela de Etcheves, que ha sido hasta hace unos meses presentadora de noticias especializada en casos policiales.

La novela transcurre entre Buenos Aires y La Patagonia donde una joven acomodada, Cornelia, desaparece cuando realizaba un viaje de estudios con otras cuatro compañeras. Diez años después, una de sus amigas, ahora agente de policía, decide reabrir el caso ante la insistencia de la madre de la desaparecida.

Aunque en la novela todo es ficción, asegura Etcheves en una entrevista con Efe, la historia refleja las "mecánicas criminales" que ha conocido en los años que ha hecho periodismo de sucesos, en juicios a los que ha asistido y en testimonios de víctimas que ha escuchado.

Entre estas "mecánicas", la escritora describe lo que se conoce como el "ablande", las torturas a las que son sometidas las víctimas recién llegadas para dominarlas "no solo físicamente sino doblegar su voluntad".

"Dominar el cuerpo es lo más fácil. El tema es la voluntad", señala Florencia Etxebes que denuncia cómo estas víctimas quedan absolutamente "desvalidas" de tal forma que no necesitan "candados de hierro" para retenerlas.

La escritora destaca la invisibilidad de estas mujeres víctimas de explotación sexual, un tipo de criminalidad que "sucede mucho y se cuenta poco": "hay pocas condenas y cuando desmantelan una de esas redes parece que estaban manejadas por los ángeles", sostiene.

En su novela, la víctima es una chica de clase alta, porque parece, dice la autora, que solo las niñas pobres y vulnerables son las que están expuestas a este tipo de delitos cuando la realidad es que afecta a todas.

La novelista reconoce el papel de la literatura en la difusión de estas ideas y asegura que aunque como periodista cubrió sucesos sobre trata de mujeres, ha sido ahora con la novela cuando se acercan a preguntarle si lo que cuenta es tan grave en realidad.

Florencia Etcheves lleva anudado en una muñeca un pañuelo verde, símbolo del movimiento a favor de la legalización del aborto en Argentina, que se vota mañana en la Cámara de Diputados.

Un movimiento feminista que considera "impresionante" e "increíble" y que ha crecido de una forma "que emociona" en los últimos tiempos, sostiene Etxebes que señala que "cercenar derechos de las mujeres es violencia".

La autora está escribiendo además un guión para una película también policíaca y una novela para una serie de televisión del mismo género.

"El género negro es el mío, no sé escribir de amor, mis personajes están intentando salvarse, no tienen tiempo para citas", dice Florencia Etcheves. EFE