Madrid, 16 may (EFE).- Varios miles de aficionados del Atlético de Madrid se desplazaron a la madrileña fuente de Neptuno para celebrar el título de la Liga Europa conquistado hoy por el conjunto rojiblanco en Lyon (Francia) ante el Olympique de Marsella francés por 0-3.

Pasada la media hora tras la finalización del partido, sentenciado con dos goles del francés Antoine Griezmann y otro del capitán Gabi Fernández, comenzaron a acudir aficionados rojiblancos a la fuente madrileña, acordonada por los efectivos policiales en previsión del festejo y con el tráfico cortado en todos sus accesos.

El dios marino ubicado en la confluencia del Paseo del Prado y la Carrera de San Jerónimo estaba preparado para la ocasión, con un bonito juego de luces en las caídas de agua: colores rojiblancos en el piso superior de la cascada y azules en el inferior, provocando un efecto de un Neptuno cabalgando sobre los colores rojiblancos.

No fue hasta la medianoche cuando comenzó a entrar en ebullición la afición rojiblanca, siempre ubicada en la mitad de la glorieta hacia el Hotel Palace, donde se concentraban los cánticos, los gritos y también algunas bengalas rojas y botes de humo, pero sin incidentes y bajo la atenta mirada de un amplio dispositivo policial alrededor de la fuente y en los accesos.

Pero no solo los jóvenes festejaban, también lo hacían familias con niños y aficionados de edad, algunos intentando acortar la fiesta por ser mañana día laborable, pero también alguna aplicada adolescente que recordaba a sus progenitores que al día siguiente tenía examen.

Entre las familias, Olga y Mario, y sus hijos Raúl y la pequeña Ainara (unos 5 años), que celebraban bien pasada la medianoche. Para ellos, el mejor momento fue cuando levantó el trofeo Fernando Torres, que logró su único título con el club en sus últimos días como jugador rojiblanco, ya anunciada su salida del club.

"Neptuno este año se ve muy bien", aseguraba a EFE la madre de la familia, mientras sus hijos reclamaban a Griezmann, jugador más valorado de la final, que siga en el Atlético.

Algo más cerca de la zona de las bengalas de ubicaban Tomás y Miguel, padre e hijo y representantes de dos generaciones de hinchas atléticos.

Tomás recordó a EFE la otra final que los rojiblancos jugaron en la ciudad francesa de Lyon, la de la Recopa de 1986, en la que fueron derrotados por el Dinamo de Kiev ucraniano por 3-0.

"En aquel partido ellos fueron muy superiores, fue una derrota con la que tuvimos que convivir. El Atlético actual es un equipo muy maduro para jugar finales y eso le ha llevado al éxito", valoró.

Su hijo responsabilizó del éxito al entrenador argentino Diego Pablo Simeone -"con él, esto ha sido continuo", dijo- y reclamó a Griezmann, pretendido por el Barcelona, que siga en el club rojiblanco.

"Espero que un jugador como Griezmann con esa calidad vea que este proyecto da para más. Los grandes jugadores tienen que estar en las finales y él lo ha hecho", apreció sobre el bigoleador de hoy.

Para Mercedes y Sofía, dos adolescentes ubicadas en la zona más animada de Neptuno esta madrugada, el '7' francés "se queda seguro" después de haber logrado este título.

"El momento de la copa ha sido el mejor gesto. Que Torres se despida levantando una copa, se lo merece, pero también Gabi que es el capitán y ha marcado un gol", explicaban estas aficionadas.

El conjunto rojiblanco no vendrá esta noche a Neptuno pero sus aficionados ya ensayaron en la fuente de las celebraciones atléticas el homenaje que se espera para el viernes por la tarde, ya con Simeone, Torres, Griezmann, Gabi y el resto de protagonistas de la tercera Liga Europa del Atlético de Madrid. EFE

1011340

mam/jsg