Yakarta, 9 abr (EFE).- Un tribunal indonesio condenó hoy a un clérigo musulmán a nueve años de cárcel por incitar a dos yihadistas a perpetrar el atentado suicida que mató a tres policías, además de los dos agresores, e hirió a doce personas el año pasado en Yakarta.

El panel de magistrados del Tribunal del Distrito Norte de Yakarta dictaminó que el líder religioso Kiki Muhammad Iqbal alentó a los autores del ataque a "morir como mártires" durante un sermón pronunciado en una mezquita de Bandung, ciudad situada a unos 130 kilómetros al sureste de Yakarta.

Kiki se había declarado inocente y negado que el discurso tuviese relación con el citado atentado con explosivos de fabricación casera contra una estación de autobuses de Yakarta.

El analista radicado en Indonesia de la consultora Concord Consulting, Todd Elliott, declaró a Efe que los jueces consideraron que el condenado "tenía conocimiento del plan", y señaló que la severidad de la pena envía un mensaje a otros radicales.

"Están mandando una fuerte señal a los individuos que puede que no hayan participado directamente en las actividades terroristas, pero que juegan un papel al incitarlas", dijo Elliott en conversación telefónica

Otro juicio en marcha en Indonesia es el de Oman Rochman, conocido como Aman Abdurrahman, por planear el atentado que mató a cuatro civiles y cuatro atacantes e hirió a más de 20 personas cerca de un centro comercial del centro de Yakarta en 2016.

Las autoridades han responsabilizado al grupo Jamaah Ansharut Daulah (JAD), del que Abdurrahman es ideólogo y cofundador, de este atentado y del de la estación de autobuses, los más graves ocurridos en los últimos dos años en el país.

JAD, organización afín al Estado Islámico, surgió en 2015 y en enero de 2017 el Departamento de Estado de EEUU la clasificó como una organización "terrorista global".

Indonesia, donde la población musulmana representa cerca del 88 por ciento de los 260 millones de habitantes, ha sufrido varios atentados yihadistas, entre ellos el perpetrado en la turística isla de Bali en 2002, que causó 202 muertos. EFE