Madrid, 6 abr (EFE).- La formación de los deportistas, y de todos los actores vinculados al deporte, es un aspecto fundamental para la lucha contra los amaños y la predeterminación de resultados, según coincidieron varios expertos durante una jornada organizada por Transparencia Internacional-España.

"Es importante la formación, porque cuando un deportista joven es tentado y entra en la rueda de los amaños, es muy difícil salir de ella, señaló durante el coloquio el subdirector general de Régimen Jurídico del Consejo Superior de Deportes, Ramón Barba, que recordó que uno de los principales valores de los deportistas es su "ejemplaridad", que debe empezar por sus dirigentes, algo que no ha ocurrido en los últimos años en las principales organizaciones.

El director de Integridad de LaLiga, Alfredo Lorenzo, coincidió en que formar a deportistas, entrenadores, empleados y directivos es "fundamental" e informó que la patronal del fútbol profesional ha realizado las últimas temporadas más de un centenar de talleres sobre esta temática que han llegado a más de 2.000 profesionales.

"Es verdad que en un vestuario se conocen cosas, pero lo que no puede ocurrir es que el silencio o la omertá oculte posibles delitos. Nosotros empujamos a que quien lo sepa algo lo denuncie", añadió.

La mesa redonda organizada por el capítulo español de Transparencia Internacional en la sede de la Fundación José Ortega y Gasset-Gregorio Marañón en Madrid contó con el periodista y asesor de jugadores David Espinar, el exjugador y agente Marcelino Elena y el investigador universitario Marcelo Moriconi.

Espinar defendió que además de la formación se pongan en marcha relaciones con grupos de interés, sistemas de protección a deportistas que denuncian abusos y campañas de difusión pública; Marcelino Elena criticó que al tratar el asunto se esté "estigmatizando al jugador" y Moriconi denunció cómo estas prácticas ilícitas se inscriben en una dinámica de corrupción de los estados.

Previamente a la mesa redonda, el profesor de Derecho Administrativo de la Universidad Carlos III de Madrid Alberto Palomar situó la problemática del amaño dentro de una dificultad más amplia del deporte, un sector que ha pasado de ser una actividad privada a convertirse en un sector económico que afecta a otros.

"Si analizamos por qué el mundo mercantil se ha transformado, lo ha hecho porque el accionista se ha vuelto más exigente, en el deporte esto no ha sucedido", argumentó Palomar, que señaló que la estructura deportiva nacional e internacional tiene "un modelo poco claro" con problemas de opacidad, control de los administradores y "una combinación extraña entre normas y sensaciones".

Para ello, el jurista recomendó que la profesionalización del fútbol imite al derecho mercantil en cuanto a la profesionalización, el control de los inversores extranjeros y la reforma de "un esquema administrativo que es nefasto".

Palomar criticó que la Ley del Juego obligue a las ligas a ceder datos a los operadores de apuestas y que a su vez la Ley del Deporte solo prevea la actuación contra aquellos que tienen licencia deportiva, así como no se dote a las federaciones de recursos efectivos para luchar contra los amaños, como escuchas telefónicas, seguimientos o intervenciones en cuentas bancarias.

A continuación, el asesor de la Oficina de Deportes del gobierno italiano, Paolo Bertaccini, ha presentado la resolución 7/8 de la Organización de Naciones Unidas sobre Deporte y Corrupción, presentada el 10 de noviembre de 2017 y que el 24 de mayo será llevada a la sede de la ONU en Nueva York (Estados Unidos).

Esta declaración, impulsada por la Convención de las Naciones Unidas contra la Corrupción (UNCAC, por sus siglas en inglés) explicita la "gran preocupación" de los países por la corrupción en el deporte y les invita a "activar elementos y herramientas" para reportar las brechas de corrupción.

Según Bertaccini, este texto provoca que los Gobiernos estén revisando sus legislaciones, lo cual ayuda mucho a los fiscales que persiguen delitos de corrupción a nivel internacional. Entre los países que más están avanzando en este ámbito señaló a España, Alemania, Francia, Reino Unido, Argentina, Brasil, Sudáfrica, Ruanda, Marruecos, Malasia, Vietnam o Japón; así como reveló que el Departamento de Estado de Estados Unidos está trabajando en ello.

"Es clave que se involucre la sociedad civil, porque en este apartado las sociedades no parecen estar muy dispuestas a ser un aliado", reconoció el experto italiano, que manifestó que uno de los problemas es que deportistas que puedan haber colaborado en una conducta ilícita puedan ser considerados "héroes nacionales" por el público. EFE

1011340