Ximena Hessling

Madrid, 30 mar (EFE).-La Hemeroteca Municipal de Madrid, una de las más importantes de España y del mundo, cumple cien años, con cuatro siglos de noticias disponibles para la consulta presencial y digital.

Se fundó en 1916, pero abrió sus puertas al público dos años después, el 19 de octubre de 1918, en la Tercera Casa Consistorial, la Casa de la Carnicería, situada en la Plaza Mayor de Madrid.

La directora del centro, Inmaculada Zaragoza, explica a Efe que la creación de una institución dedicada a conservar los papeles periódicos fue una novedad en la época, ya que "la prensa como fuente de estudio e investigación estaba muy cuestionada a principios del siglo XX", aunque ahora nadie pone en duda que es una fuente "insustituible".

El término "hemeroteca" fue un neologismo que se incorporó al Diccionario de la Real Academia Española en 1935 a propuesta de la Hemeroteca Municipal de Madrid.

Fue una de las primeras del mundo, ya que ni siquiera las bibliotecas nacionales vieron la necesidad de conservar los diarios, revistas y otras publicaciones periódicas.

Sus fundadores fueron los periodistas Ricardo Fuente y Antonio Asenjo, con el apoyo del secretario del Ayuntamiento de Madrid, Francisco Ruano.

El fondo inicial fue "muy pequeño", de apenas unos novecientos volúmenes, pero muy pronto engrosó sus colecciones con importantes compras de fondo antiguo, subraya la directora.

Actualmente, cuenta con 31.585 títulos y 194.600 volúmenes ocupan veinticuatro kilómetros de estanterías, ubicados en el patio norte del Conde Duque.

Abarca prensa de Madrid, el resto de España, Europa y el mundo desde el siglo XVI hasta la actualidad.

Su fondo incluye todas las posibilidades de la cultura escrita: diarios, revistas, folletos, boletines, publicaciones unitarias, manifiestos, panfletos, hojas sueltas, carteles, bandos, pasquines, cartas, calendarios, pliegos y partituras.

Su origen es muy heterogéneo: oficial, privado, procedente de gobiernos, instituciones, asociaciones, empresas o particulares.

En el fondo antiguo, destacan sus colecciones de impresos no periódicos como bandos, proclamas y manifiestos, así como de los primeros momentos de la historia de la prensa española de los siglos XVII y XVIII.

También hay un importante conjunto de publicaciones de los dos bandos contendientes en la Guerra Civil (1936-1939).

A partir de 1966 y hasta la actualidad, recoge casi exclusivamente la prensa editada dentro del área municipal madrileña.

Sus objetivos siempre han sido "acrecentar, conservar, investigar y difundir" sus colecciones, aunque la forma de trabajar ha cambiado en sus cien años de historia, asegura la directora.

El año pasado, más de 4.000 usuarios recibieron atención presencial en sus instalaciones y en 2015 hubo casi 192.000 descargas de su Biblioteca Digital Memoria de Madrid.

Inmaculada Zaragoza indica que el número de usuarios presenciales es muy pequeño, porque es una hemeroteca digital, a la que se puede acceder "en todo el mundo a cualquier hora".

Desde 1986 hasta 2011, la Hemeroteca Municipal de Madrid llevó a cabo un programa de microfilmación de sus colecciones y en 2008 comenzó la digitalización de su fondo antiguo, que no está protegido por la Ley de Propiedad Intelectual.

La directora señala que la microfilmación y la digitalización son herramientas importantes para conservar la información y facilitar la difusión y consulta.

Con motivo del centenario de su inauguración, la Hemeroteca Municipal de Madrid organizará una exposición en diciembre de este año para "mostrar el trabajo de la institución y poner en valor la extraordinaria riqueza de sus fondos", anuncia Inmaculada Zaragoza.

La muestra, de naturaleza divulgativa e interactiva, permitirá sacar del anonimato muchos de los procedimientos de información y comunicación desde el siglo XVII hasta la actualidad y abrir un diálogo entre los fondos expuestos y el público.

Tratará de responder a las preguntas de qué es la Hemeroteca Municipal, qué fondos tiene y para qué sirve, poniendo de relieve su utilidad social y cultural.

Además, habrá una serie de una serie de actividades complementarias como un ciclo de conferencias, que culminará con una mesa redonda, un ciclo de cine, visitas guiadas y un libro del centenario. EFE