Bruselas, 22 mar (EFE).- El dramaturgo Albert Boadella presentó hoy en las instalaciones del Parlamento Europeo la plataforma Tabarnia, un movimiento que recurre a la sátira para combatir el independentismo catalán y reivindica al cómico como presidente de esa subregión ficticia y disidente del litoral de Cataluña.

"El humor es una cosa que puede ser mortífera, extraordinariamente rebelde" y que "desarma totalmente" al secesionismo, dijo Boadella en una conferencia organizada en sede europarlamentaria en Bruselas por el eurodiputado liberal independiente Enrique Calvet.

Boadella, que comenzó la jornada con un satírico escrache "tabarnés" ante la villa donde reside el expresidente Carles Puigdemont en la localidad de Waterloo, a las afueras de Bruselas, y continuó el día con una rueda de prensa en el barrio europeo de la capital belga, alertó en su intervención del daño que el nacionalismo puede infligir a la Unión Europea (UE).

"Si en Cataluña se abre esta brecha, el gran problema de Europa entra otra vez", dijo el cómico ante unas 200 personas, entre las que figuraban la eurodiputada del Partido Popular y exministra de Cultura Pilar del Castillo y la europarlamentaria liberal independiente Beatriz Becerra.

Boadella, de 74 años, recordó que ya en 1978 fue a la Eurocámara para denunciar la falta de libertad de expresión en España, poco después de haberse escapado de la cárcel y haberse exiliado en Francia para evitar que se le sometiera a un consejo de guerra por presuntas injurias al Ejército en su obra teatral "La torna".

En una lectura histórica de los acontecimientos que propiciaron el desafío independentista catalán, el artista señaló como catalizador al expresidente de la Generalitat Jordi Pujol, a quien atribuyó la creación de una estructura con el objetivo de "vengarse de España".

"El odio une muchísimo, el odio al español es algo formidable", resumió el comediante, quien también cargó contra "la desidia de los distintos gobiernos de España", porque "no han hecho su trabajo, no han inspeccionado lo que sucedía en las escuelas (...) y han permitido la generación de un odio exacerbado ya desde la infancia a todo lo español".

Por su parte, el portavoz de Tabarnia, Jaume Vives, describió el nacionalismo como "una ideología infantil, de las emociones" que "se ha dedicado a enfrentar a la gente, a enfrentar a familias" y pidió una respuesta con humor para una corriente "fanatizada, enajenada y que no atiende a razones".

Por su parte, el periodista Tomás Guasch, en el papel ficticio de ministro de Deporte de Tabarnia, definió esa plataforma como "un movimiento en defensa propia".

"O lo ganamos, y el Estado nos ayuda, o estamos listos", dijo el comentarista de fútbol.

En el turno de preguntas, Boadella descartó convertir en una obra teatral el llamado "procés" independentista porque se vería superado por los acontecimientos.

"Imposible, no sería comercial. A la semana siguiente ya me han superado (...). La realidad siempre, siempre supera la ficción. Los titiriteros censuramos un poco la realidad para que el público se la crea", bromeó. EFE

jaf/cm/emm