Pekín, 14 mar (EFE).- La organización Chinese Human Rights Defenders (CHRD) distinguió hoy con el premio Cao Shunli a dos activistas chinas, Li Xiaoling y Chen Jianfang, por su labor en la promoción de los derechos humanos en un país donde se enfrentan a continuas amenazas y riesgos.

El premio se otorga en memoria de Cao Shunli, activista que murió bajo custodia y sin acceso a tratamiento médico el 14 de marzo de 2014, tras ser detenida cuando se disponía a tomar un vuelo a Ginebra para participar en actividades relacionadas con la revisión de los derechos humanos en el país asiático por parte del Consejo de Derechos Humanos de la ONU.

CHRD destacó de Li y Chen su labor en la protección de los grupos sociales vulnerables frente a los abusos, la promoción de la participación de la sociedad civil en mecanismos internacionales de derechos humanos y el control sobre la implementación del Gobierno chino de sus obligaciones en derechos humanos.

Este reconocimiento incluye un premio en metálico -cuya cantidad no se precisó- para apoyar algunas iniciativas que se encuentran en marcha y ayudar a las ganadoras frente a las represalias sufridas por el Gobierno.

Durante la última década, Chen Jianfang, de 48 años, se ha convertido en una de las voces líderes en la defensa de los derechos de la tierra y la vivienda en Shanghái, donde la apropiación de tierras y las demoliciones de viviendas han proliferación en medio de la construcción de numerosos rascacielos y trenes de alta velocidad.

El Gobierno ha impedido en varias ocasiones a Chen, quien trabajó estrechamente con Cao Shunli, viajar al extranjero para participar en encuentros sobre derechos humanos, según CHRD.

"Las autoridades han intentado, sin éxito, disuadir a Chen y reprimir su defensa encarcelándola en cárceles negras (instalaciones de detención improvisadas), añadió la ONG.

Respecto a Li Xiaoling, detenida el pasado 4 de junio por conmemorar el 28 aniversario de la masacre de Tiananmen, la organización destacó su apoyo a grupos sociales marginados y a las víctimas de la persecución gubernamental.

Li, de 55 años, fue detenida el pasado 4 de junio después de que la Policía localizase circulando en internet unas fotos de la activista con una pancarta conmemorativa del 28 aniversario de la masacre de Tiananmen, cuando murieron miles de estudiantes y trabajadores que pedían reformas democráticas a manos del Ejército.

CHRD denunció que, según algunas informaciones, Li ha sido sometida a malos tratos bajo custodia, cuando se le ha denegado tratamiento médico por sus graves problemas de salud, ya que tiene varios tumores dolorosos que se han extendido por todo su cuerpo. EFE