Lima, 13 mar (EFE).- El legislador fujimorista Héctor Becerril llamó hoy "aprendiz de terrorista" a la primera ministra de Perú, Mercedes Aráoz, después de que esta afirmara que todos los ministros renunciarán si el Congreso destituye al presidente del país, Pedro Pablo Kuczynski.

El integrante del partido Fuerza Popular, que lidera Keiko Fujimori, se disculpó luego por el término empleado, pero también se refirió a Aráoz como "mis Bagua", en alusión a las versiones que la vinculan con decisiones gubernamentales que generaron en 2009 enfrentamientos en la provincia amazónica de Bagua que dejaron 33 muertos y un desaparecido.

"Mechita de Miss Bagua pasa a estrenarse como aprendiz de 'terrorista'", publicó Becerril en un mensaje en la red social de Twitter en el que entrecomilló la palabra "terrorista".

Aseguró que la primera ministra "quiere sembrar pánico en (la) población con el cuento (de) que si hay vacancia (destitución) renunciaran todos los ministros y no se da cuenta que ante un país paralizado ¡Esa es la solución!", escribió.

En un mensaje anterior, Becerril había asegurado que "cunde el pánico en Palacio de 'desgobierno'", y también sostuvo que "Mercedes Aráoz misma 'terrorista' quiere sembrar miedo en población con el cuento que si hay vacancia renunciarán todos los ministros".

Sin embargo, horas después el legislador publicó un tercer mensaje en el que admitió que "pudo ser un exceso calificar de terrorista a la Sra. Aráoz".

"Por ello pido disculpas del caso por el término empleado. No obstante sigo pensando que cuando la Premier habla de golpe de Estado lo hace con un fin alarmista por seguir en el poder", añadió.

Aráoz, quien también es vicepresidenta segunda del país, señaló hoy, en declaraciones publicadas por el diario Perú21, que dejará su cargo en caso de que el Congreso, que domina la oposición fujimorista, concrete la destitución de Kuczynski.

"Yo renunciaré si vacan (destituyen) al presidente, y sé que los ministros también están en esa posición", enfatizó.

Un grupo de 30 congresistas de oposición presentó el jueves pasado una moción de vacancia (destitución) contra Kuczynski por una presunta "permanente incapacidad moral", a raíz de sus vínculos con la constructora brasileña Odebrecht.

Esa moción está motivada por las asesorías que una empresa de Kuczynski, Westfield Capital, ofreció a la constructora entre 2004 y 2007, cuando era administrada por su socio chileno Gerardo Sepúlveda y mientras él era ministro del presidente Alejandro Toledo (2001-2006).

Asimismo, se basa en las 140 transferencias bancarias en cuentas de Kuczynski que presuntamente lo involucran con Odebrecht, Westfield y First Capital, la consultora de Sepúlveda, y con la declaración del exdirectivo de la constructora en Perú Jorge Barata, quien aseguró a fiscales peruanos que en 2011 hizo un aporte de 300.000 dólares a la campaña electoral del actual presidente

Se trata de una segunda moción de destitución presentada en tres meses, dado que el Congreso debatió en diciembre pasado un primer pedido igualmente por los vínculos de Kuczynski con Odebrecht, de la cual el mandatario se salvó gracias a la abstención de diez legisladores fujimoristas encabezados por Kenji Fujimori.

Keiko Fujimori, hermana mayor de Kenji, pidió la semana pasada en dos ocasiones que Kuczynski renuncie a la jefatura del Estado y su cargo sea asumido por el vicepresidente primero, Martín Vizcarra.

El miércoles, el presidente afirmó que no renunciará y le respondió a Keiko que tampoco se va "a dejar forzar por declaraciones que no tienen justificación alguna".

La posible admisión de la moción de destitución será votada este jueves en el pleno del Congreso y, de ser aceptada, se fijará la fecha para su debate y votación, que requiere del apoyo de al menos 87 del total de 130 legisladores para que el gobernante deje el cargo. EFE