Madrid, 13 mar (EFECOM).- Telefónica, Orange y Vodafone tienen de plazo hasta mañana, miércoles, para pronunciarse sobre el límite de 120 MHz establecido por el Gobierno en la primera subasta de frecuencias para el 5G, aunque la operadora británica ya ha dejado claro que le parece "una mala decisión".

El Ministerio de Energía, Turismo y Agenda Digital también ha solicitado un informe a la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) sobre el límite propuesto y, según fuentes de este departamento, "está a la espera de recibirlo".

Una vez que se hayan analizado las propuestas recibidas y el informe de la CNMC, "se firmará una orden ministerial con el límite en firme", han añadido hoy las fuentes del Ministerio, y se procederá a anunciar los detalles de la subasta.

En esa subasta, el Gobierno tiene previsto licitar los 200 MHz que quedan libre entre los 3,6 y los 3,8 GHz, ya que los 200 MHz entre 3,4 y 3,6 GHz ya se adjudicaron en el pasado.

Telefónica y Orange disponen de 40 MHz cada uno entre los 3,4 y los 3,6 Ghz, mientras que MásMóvil cuenta con un derecho de uso hasta 2030 sobre la misma cantidad de espectro y ultima la compra de esas frecuencias, reveló su consejero delegado, Meinrad Spenger.

Los 80 Mhz restantes se las reparten Eurona y el Ministerio de Defensa, que lo usa para las comunicaciones de sus radares, algo criticado por algunos en el sector donde que consideran que podrían utilizarse otras frecuencias -no justo las del 5G- para ello.

A la espera que se hagan públicas las aportaciones de cada parte interesada, para lo que de momento no hay "fecha todavía", el consejero delegado de Vodafone España, Antonio Coimbra, ya ha dejado clara la posición de su compañía, cuya situación es comparativamente peor que la del resto de operadores, ya que no dispone de ni un solo megahercio en esta banda del 3,5 GHz (3,4 GHz-3,8 GHz).

"Claramente se está dando prioridad a maximizar los precios en la subasta", dijo Coimbra en un encuentro con la prensa en el marco del reciente Mobile World Congress de Barcelona, donde alertó de que con este límite se abre la puerta a que alguien "con mucho dinero" pudiera situarse en "una situación privilegiada".

Para Vodafone, el límite óptimo habría sido 80 MHz, que habría permitido que todos pudieran competir "de tú a tú" y habría evitado que los precios se pudieran disparar.

Sin embargo, el ministro de Energía, Turismo y Agenda Digital, Álvaro Nadal, defendió en Barcelona ese límite como "punto medio adecuado" entre los que habrían querido los operadores y lo que hubiera deseado Hacienda.

De acuerdo con el Plan Nacional del 5G, la banda de 3,4-3,8 GHz está considerada prioritaria para facilitar los despliegues iniciales de la nueva tecnología móvil, en particular para los servicios de banda ancha mejorada.

Según fuentes del sector, debido a las características técnicas del 5G, el mínimo de espectro en esta banda para tener una red de óptima es 80 Mhz, mientras que con 100 Mhz se pasaría a tener una de muy buena calidad.

Para asegurar un uso más eficiente del espectro y adecuado a las necesidades tecnológicas que requiere el 5G, el Plan sugiere la conveniencia de proceder a un diseño de la banda para que funcione en modo TDD, con bloques de mayor tamaño que permitan mayores velocidades.

Para ello, además de licitar la banda 3,6-3,8 GHz, el Gobierno analizará como reordenar la banda 3,4-3,8 GHz para que las frecuencias de cada operador en el conjunto del la banda de 3,5 GHz estén juntas.

Esto ha llevado a algunas fuentes del sector a señalar la necesidad de que el valor económico de las nuevas frecuencias "se ajuste" con lo pagado por las ya adjudicadas. EFECOM