La Habana, 8 mar (EFE).- El Gobierno de Cuba denunció hoy como una "nueva provocación" la entrega del Premio Oswaldo Payá, otorgado por disidentes, y afirmó que el acto previsto para ello tenía como objetivo afectar la "imagen del país", las relaciones diplomáticas con otros Estados y las próximas elecciones generales en esa isla.

Cuba vetó ayer la entrada al país de los expresidentes de Colombia Andrés Pastrana y Bolivia Jorge Quiroga, que iban a recibir el premio.

Una declaración emitida por la Cancillería del país caribeño sostiene que se ha intentado "orquestar" una nueva "provocación anticubana" con el "financiamiento y apoyo" de la "contrarrevolución externa" y de organizaciones internacionales como la Iniciativa Democrática de España y las Américas (IDEA).

Pastrana y Quiroga iban a recoger en representación de IDEA el citado galardón, que entrega la Red Latinoamericana de Jóvenes por la Democracia, dirigida por la opositora cubana Rosa María Payá, hija del fallecido disidente Oswaldo Payá (1952-2012).

La declaración gubernamental señala también que para esa operación se ha utilizado como "instrumento" a un "grupúsculo ilegal anticubano", en referencia a la Red de Jóvenes Latinoaméricanos por la Democracia -que otorga el premio- y "como ya es habitual en cualquier iniciativa reaccionaria de la región", al secretario general de la OEA" (Organización de Estados Americanos), Luis Almagro.

La nota del Ministerio de Relaciones Exteriores cubano afirma que lo que se pretendía con el acto era "montar un espectáculo" que afectase el normal desarrollo de las elecciones generales que se celebrarán en Cuba el próximo domingo 11 de marzo.

Considera que las acciones combinaron una "estrategia de comunicación", a través de los medios internacionales y redes sociales, con medidas encaminadas a "burlar" las disposiciones jurídicas del país caribeño, y a "restar legitimidad a la justa y legal actuación de sus autoridades".

En ese sentido, asegura que los expresidentes Pastrana y Quiroga, así como el diputado chileno Jaime Bellolio -a quien se le prohibió abordar al avión- "sabían bien y fueron advertidos" de que no serían bienvenidos en Cuba por prestarse a "participar de esta provocación en el territorio cubano".

El Gobierno cubano atribuye esta acción a la "ofensiva imperialista" contra los pueblos de América Latina y el Caribe, en la que el gobierno de Estados Unidos "ha declarado la relevancia y vigencia" de la "Doctrina Monroe", y ha causado un "retroceso" en las relaciones bilaterales con Cuba.

Ese país además denegó el visado para acudir al acto por segundo año consecutivo al secretario de la OEA, Luis Almagro, quien ganó el Premio Payá el año pasado, ocasión en la que se le negó el permiso, junto con el expresidente mexicano Felipe Calderón y la exministra chilena Mariana Aylwin, quienes también estaban invitados por Payá. EFE