Zaragoza, 13 feb (EFE).- El jurado ha considerado culpable a un matrimonio marroquí residente en Zaragoza del homicidio por imprudencia de una bebé de menos de un mes y de causar lesiones y fracturas a otro niño que tuvieron un año después debido a una actuación también imprudente.

El veredicto del jurado conformado en la Audiencia de Zaragoza para enjuiciar el caso aprecia que la muerte de la bebé y las lesiones sufridas por el otro hijo que tuvo el matrimonio un año después no fueron intencionadas.

El fiscal, que no descarta recurrir el fallo, había solicitado para el padre 28 años de prisión por el asesinato de su hija y las lesiones causadas a su hijo, y 8 años para la madre.

De acuerdo con el veredicto, el fiscal ha solicitado para el padre 7 años y 6 meses por un delito de homicidio imprudente, de 6 meses por las lesiones sufridas por su hijo y de 3 años más por un delito contra la integridad moral de este menor.

Para la madre, el ministerio público ha solicitado exclusivamente las mismas condenas por lesiones y contra la integridad moral de su hijo menor.

Por su parte, el representante de la defensa ha demandado una condena para el padre un año de prisión por el homicidio imprudente de su hijo, 4 meses por las lesiones causadas a su otro hijo y 6 meses más por el delito contra la integridad moral del menor.

El abogado defensor ha solicitado para la madre las mismas condenas de 4 y 6 meses por los delitos referidos al hijo menor.

La bebé falleció el 24 de abril de 2014, con apenas un mes de vida, en el Hospital Miguel Servet de Zaragoza, a la que fue trasladada por sus padres con diversas lesiones.

Un año después, el matrimonio llevó al mismo servicio de urgencias a un hijo de dos meses con lesiones y 17 fracturas detectadas en su cuerpo.

Durante la vista, los peritos forenses consideraron que tanto las lesiones sufridas por la niña como por su hermano un año después no eran compatibles con el relato de los padres. EFE