Madrid, 13 feb (EFE).- La guía de tratamiento antirretroviral para personas con VIH, elaborada por GeSIDA (Grupo de Estudio del SIDA) y el Plan Nacional del SIDA, ha recogido por primera vez las interacciones potencialmente graves que pueden tener algunas de estas terapias con las drogas utilizadas en el "chemsex".

El "chemsex" es un término importado de Estados Unidos que hace referencia al "sexo" y la "química" y consiste en la utilización de drogas como la mefadrona, la metanfetamina y desinhibidoras como el GHB o la ketamina, que pueden favorecer la conductas sexuales de riesgo con posibilidades de contagio de sida, sífilis o hepatitis además de crear adicción a esas sustancias.

Se trata de un fenómeno que se ha extendido en los últimos años entre las personas con VIH, en especial entre aquellos hombres que mantienen sexo con hombres, y que ha llevado a múltiples colectivos implicados en la lucha contra el VIH a alertar sobre el "devastador" efecto que tiene esta conducta de riesgo.

Y la tiene, según Gesida, tanto como foco de nuevos casos al estar relacionada su práctica con relaciones de alto riesgo, así como por la repercusión clínica, debido a las interacciones, en aquellos pacientes que se encuentran bajo tratamiento antirretroviral (TAR).

Estas interacciones se producen fundamentalmente con ritonavir y cobicistat, de forma que se puede producir un aumento de concentración de las drogas e incrementar el riesgo de intoxicación.

La última actualización del documento de recomendaciones sobre el uso del tratamiento antirretroviral incluye también por vez primera una guía única sobre asociaciones contraindicadas o no recomendadas de aquellos fármacos utilizados de forma más habitual para tratamiento del virus.

El documento, que se actualiza anualmente desde hace 17 años, recoge todos conocimientos actuales acerca del TAR para poder guiar las decisiones terapéuticas de todos aquellos profesionales médicos que han de tratar a personas adultas con VIH.

En el de este año se avanza que en 2018 se dispondrá de un comprimido único que incluye darunavir, emtricitabina y tenofovir alafenamida, que es el tratamiento de elección cuando se considera utilizar un régimen basado en inhibidores de la proteasa. EFE