Yuba, 13 feb (EFE).- La ONG Amnistía Internacional (AI) mostró hoy su preocupación por la condena a muerte emitida contra el exportavoz del líder de la oposición armada de Sudán del Sur, Riek Machar, que fue sentenciado ayer por un tribunal del país africano por "alta traición" e "instigación contra el Gobierno".

James Gatdet Dak recibió la pena capital "cuando no dispuso de representación legal durante más de un mes", denunció Amnistía Internacional, que pidió a las autoridades de Sudán del Sur que detengan todas las ejecuciones en el país.

"La sentencia contra Gatdet es completamente inaceptable y debe ser cancelada inmediatamente. La pena de muerte es un castigo horrible y no debe ser empleado en ninguna circunstancia", añadió AI.

Ayer, el abogado del exportavoz, Monyluak Alor, aseguró que la sentencia "es discordante con los artículos del acuerdo del cese de hostilidades" firmado entre el Gobierno de Sudán del Sur y los rebeldes en diciembre de 2017 y que obliga a todas las partes en conflicto a liberar a los presos políticos.

Las autoridades de Kenia entregaron en noviembre de 2016 al Gobierno de Yuba a Gatdet, quien fue detenido por su apoyo al despido del líder de las fuerzas de paz de la ONU, de nacionalidad keniana, por parte del entonces secretario general, Ban Ki-moon.

El comandante fue despedido por Naciones Unidades por el "fracaso a la hora de proteger a los civiles cuando se reanudaron los enfrentamientos entre el Gobierno y la oposición (sursudaneses) en Yuba en julio de 2016", lo que provocó el descontento de las autoridades kenianas.

Sudán del Sur es escenario de un conflicto que estalló en diciembre de 2013 entre fuerzas leales al presidente, Salva Kiir, de etnia dinka, y las que apoyaban al entonces vicepresidente Machar, de la tribu nuer, acusado por el Gobierno de orquestar un golpe de Estado. EFE