Madrid, 13 feb (EFE).- El presidente de la Asociación de Víctimas de la Talidomida (Avite), José Riquelme, se ha mostrado optimista sobre la cercanía de una normativa que incluya indemnizaciones y pensiones vitalicias para los afectados por este fármaco para las náuseas de las embarazadas que causó malformaciones en los fetos.

Representantes de Avite se han reunido hoy en el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad con el secretario general de Sanidad, Javier Castrodeza, para abordar los pasos a seguir tras la puesta en marcha, en el mes de enero, del registro de afectados por este fármaco.

En declaraciones a Efe, Riquelme se ha mostrado satisfecho por el desarrollo de la reunión, en la que Catrodeza les ha informado de que están preparando, en colaboración con el Imserso, una normativa legal que contemplará indemnizaciones y pensiones vitalicias.

Además, según Riquelme, el Ministerio de Sanidad va a estudiar el caso de 16 personas que se encuentran fuera del periodo de fechas de nacimiento establecidas por el registro (entre los años 1955 y 1985), y también el caso de los 10 fallecidos a los que ya se les había reconocido la categoría de afectados por la talidomida.

Los representantes de Avite se reunirán a partir de ahora con la directora general del Imserso, Carmen Balfagón, para conocer los detalles de esta futura normativa, que -ha destacado Riquelme- se tramitará "lo más rápido posible".

"Confiamos en que cuando acabe el plazo de los seis meses para acreditar que una persona está realmente afectada por la talidomida, tendremos acceso a esta nueva ley y creemos que todo puede ir más o menos encadenado", ha señalado.

El Ministerio de Sanidad habilitó en enero un portal de internet para que los expertos evalúen si una persona está realmente afectada por la talidomida.

Las personas potencialmente afectadas tienen un plazo de seis meses para solicitar de forma oficial que se estudie su caso en las Unidades Diagnósticas de cada comunidad autónoma.

Una vez que se recibe la solicitud, las unidades analizan si los casos son o no compatibles con la embiopatía por talidomida y redactan un informe provisional que se cuelga en la Plataforma colaborativa para que pueda ser visto y valorado por el Comité Científico-Técnico y el Comité de expertos, los encargados de la validación final del mismo.

Los casos validados positivamente son comunicados a los afectados y pasan a formar parte del Registro Oficial de Afectados por la Talidomida.

Avite calcula que entre 2.000 y 3.000 personas en España están afectados por este fármaco comercializado por la farmacéutica Grünenthal. EFE