San Sebastián, 6 feb (EFE).- Covite ha acusado hoy al Gobierno Vasco de "trabajar a favor de los intereses de ETA" y le ha reprochado haber incluido entre sus objetivos "erigirse como mediador" entre España y Francia para lograr una política penitenciaria "favorable a terroristas que se niegan a desmarcarse de su pasado para obtener beneficios".

Covite ha hecho esta reflexión en una nota tras conocer hoy el balance de la evolución del Plan de Convivencia y Derechos Humanos del Gobierno Vasco durante 2017 y los retos planteados para 2018 por el Ejecutivo de Iñigo Urkullu, entre los que figura favorecer una nueva orientación de la política penitenciaria en materia de acercamiento de presos de ETA.

Esta asociación de víctimas también ha criticado "el anuncio de la puesta en marcha de un plan de reinserción específico para los etarras presos", porque, según ha indicado, "a los terroristas orgullosos de su pasado no se les aplican planes de reinserción, sino políticas de desradicalización que hasta ahora brillan por su ausencia en el País Vasco".

Covite ha lamentado la "indignidad manifiesta" del Gobierno Vasco, al "reconocer" en el citado informe su "participación activa" en el "desarrollo del proceso de apoyo a la verificación y confirmación del desarme", que considera de carácter "legal, definitivo e irreversible".

Para este colectivo, tras constatar "lo afirmado en el documento" del Gobierno Vasco, ETA "podría prescindir de sus mediadores profesionales ya que, al parecer, es el Gobierno de Urkullu el que ha asumido sus tareas". EFE