Miguel Ángel Moreno

Madrid, 3 feb (EFECOM).- Los usuarios de servicios de coche compartido ('carsharing') cada vez más populares en Madrid, se exponen al riesgo de tener que pagar hasta 500 euros si causan algún desperfecto en el coche por un golpe, para lo cual una aseguradora ha lanzado el servicio Urbanpoliza.

Servicios como Car2Go, perteneciente a la compañía alemana Daimler; Emov, del grupo francés PSA; Zity, de Ferrovial y el fabricante galo Renault; Bluemove, comprada por la francesa Europcar en 2016; o el proyecto de Wible, que lanzarán en la segunda mitad de 2018 Repsol y el fabricante surcoreano Kia, se están haciendo cada vez más populares en las grandes ciudades españolas.

Car2Go afirma tener más de 190.000 usuarios en Madrid, y Emov más de 160.000, aunque ninguna de ellas está presente aún en Barcelona, donde sí ha llegado Bluemove, que supera los 100.000 clientes.

Todos estos usuarios cuentan con un seguro que cubre los daños que puedan causar a otro vehículo en caso de un choque sin coste adicional, bajo la fórmula de un seguro a terceros en el caso de Car2Go y un seguro a todo riesgo con franquicia en el caso de Bluemove, Emov y Zity, según ha podido confirmar EFE.

No obstante, en cuanto a los golpes o desperfectos en el propio vehículo de las flotas de estas compañías, en los tres casos hay una franquicia de 500 euros (entre 295 y 495 en Bluemove según el tipo de cliente), lo que quiere decir que es el usuario el que debe pagar hasta esa cantidad de daños propios, que se eleva a los 1.000 en el caso de los vehículos Mercedes-Benz de la flota de Car2Go.

Para cubrir a los usuarios de sistemas de coche compartido en estos casos, la empresa de seguros Plug Insurance, especialista en coberturas específicas a través de medios digitales, ha lanzado Urbanpoliza, un seguro específicamente planteado para este tipo de casos.

"En la oficina somos usuarios de 'carsharing', vimos los seguros que tienen las compañías, y pensamos en mejorar la experiencia del usuario, para que pueda coger el coche de manera tranquila sin necesidad de tener que pagar una factura inesperada por un golpe", ha explicado a EFE Sofía Turrillo, responsable de producto de Urbanpoliza.

El servicio, que se contrata a través de la web, consta de un pago anual de 45 euros para estar cubierto de estos imprevistos -cubre hasta los 500 euros de franquicia que tendría que pagar el cliente- y vence una vez se haya producido un siniestro o a los doce meses de su contratación.

"En el caso de que te des un golpe, das un parte igual que si fuera tu coche particular, y el seguro cubrirá los daños a la parte contraria, pero no los que hayas hecho al coche hasta 500 euros. Una vez que la compañía de 'carsharing' te pase la factura, Urbanpoliza te la reembolsa con ese tope de 500 euros", ha añadido.

En algunos casos también se puede dar que el usuario haya causado un desperfecto al vehículo sin mediar un tercero, lo que puede ser comunicado a la compañía por la siguiente persona que utilice el vehículo, y esto también estaría cubierto por la póliza.

"Si se mira en foros se encuentran casos de clientes que no sabían que les podían cobrar y encuentran facturas de hasta 280 euros. La gente no tiene en cuenta que estas compañías pueden pasar estos gastos al usuario", ha recordado Sofía Turrillo.

Este seguro lleva menos de un mes en activo y aspira a dar servicio "al máximo de usuarios posibles" de este tipo de movilidad, especialmente en Madrid, donde más uso tienen estas plataformas, pero también pensando en usuarios que residen en otras ciudades y utilizan el 'carsharing' cuando acuden a estas urbes.

La compañía responsable de este seguro, Plug Insurance, se define como una empresa de "nuevas iniciativas en el mundo asegurador online", con páginas para comprar y contratar seguros de moto, coche o viajes como Motopoliza, Autopoliza y Viajepoliza. EFECOM