Madrid, 27 ene (EFECOM).- "Tu llave a la libertad financiera", un libro de la experta en finanzas Esmeralda Gómez se presenta como una herramienta para ayudar a las personas a lograr su libertad financiera y propone una fórmula matemática para conseguirlo.

La libertad financiera es el estado económico que, mediante una combinación de ahorro e ingresos pasivos (entrada de dinero constante sin realizar actividad laboral alguna), otorga la libertad de mantener un nivel de vida aceptable sin trabajar por obligación.

Para ello, la autora ha creado una fórmula que mide el porcentaje de libertad financiera en la que se encuentra una persona, de manera que un 0 % representa la dependencia económica de un salario y el 100 % supone la libertad financiera completa.

La obra explica que para adquirir un grado aceptable de libertad financiera se pueden tomar dos caminos: el ahorro y la consecución de un flujo de dinero constante en el tiempo no basado en un salario.

En el primer caso, supone que una persona logre ahorrar al menos diez veces los gastos anuales que tiene, multiplicado por los años de esperanza de vida que supone que le queden.

En el segundo, es necesario construir un sistema que genere ingresos automáticos de forma constante, que, además, superen los gastos mensuales, lo que se consigue mediante diferentes formas de inversión o especulación.

Para la autora "la especulación debe ser un complemento" puesto que sólo ofrece ingresos puntuales, a diferencia de la inversión que, limitando los riesgos, puede proporcionar entradas de dinero regulares en el tiempo.

No obstante, ambas estrategias son combinables y si, además, se consiguen reducir los gastos mensuales, el trayecto hacia la libertad financiera personal será más corto.

Una vez conocidas las estrategias, el libro ofrece consejos para administrar el dinero de una forma más eficaz; así, explica que si los ahorros son inferiores a un tercio a los ingresos anuales, la mejor forma es destinar dos de cada diez euros al ahorro, uno a la inversión y el resto a los gastos.

Por el contrario, si los ahorros superan en un tercio a los gastos, cinco de cada diez euros podrán destinarse a ser guardados y 25 a ser invertidos para que generen rentabilidad.

En todo caso, advierte de que la suma de todas las deudas no debe ser superior al 35 % de los ingresos mensuales.

Por último, recomienda rentabilizar todo lo posible la mayoría de los aspectos vitales, desde las relaciones personales, pasando por convertir los pasatiempos en negocios, hasta dedicar el tiempo libre a actividades que aporten dinero, como acudir a estudios de mercado o pruebas de peluquería. EFECOM