Andorra la Vella, 13 ene. (EFE).- El Morabanc Andorra juega mañana una auténtica final para poder entrar en la Copa del Rey en la pista del Estudiantes, donde una victoria les permitiría seguir con opciones de estar en la cita copera que tendrá lugar en Canarias.

Cuando sólo faltan dos partidos para el corte el equipo del Principado no depende de sí mismo para estar en Gran Canaria, pero el triunfo contra los madrileños le daría derecho a seguir soñando en la última jornada, en la que recibe al Barcelona Lassa.

El partido también debe servir para que los de Joan Peñarroya se reivindiquen después de la derrota del fín de semana pasado, en casa contra el Burgos.

En un partido en el que fueron un conjunto demasiado vulnerable en defensa. Recuperar la mejor versión a la hora de dificultar las cosas al rival es una de las claves para la victoria de un Andorra que sigue con un equipo mermado por las lesiones.

Viajará el ala-pívot Chris Copeland, que vuelve después de un mes sin jugar, pero siguen lesionados Diagne, Karnowski y Burjanadze.

Del juego del rival, Peñarroya ha destacado su amenaza desde el triple y su capacidad para conseguir rachas de anotación importante. Y el entrenador ha indicado que no sirve de nada hacer números para la Copa. "Tenemos que ganar y el resto son consecuencias. Si ganamos ya veremos como está la clasificación y cómo queda todo".

El partido vivirá el reencuentro con la que fue su afición del base del MoraBanc Jaime Fernández, que se formó y llegó a la máxima categoría con el Estudiantes y este verano decidió salir hacia Andorra.

Los precedentes en la pista del Estudiantes arrojan cinco victorias en seis partidos. La última la temporada pasada, por un ajustado 87-85. EFE.

1011030