Johannesburgo, 8 ene (EFE).- Lesbianas, gays, bisexuales y transexuales (LGTB) sufren "discriminación generalizada" y "abusos" en Ghana, tanto en los espacios públicos como familiares, según denuncia hoy la organización Human Rights Watch (HRW) como resultado de un estudio.

"Aunque las autoridades de Ghana han llamado públicamente al fin de la violencia basada en la orientación sexual y la identidad de género, el Gobierno aún no ha revocado una ley de la era colonial que criminaliza las actividades entre personas del mismo sexo", indica HRW en un comunicado.

El observatorio señala que la pervivencia de esta norma, que castiga el "conocimiento carnal antinatural", condena a los individuos LGTB a ser "ciudadanos de segunda clase".

Ello lastra los avances realizados por algunos departamentos de la Administración pública, como la Comisión sobre Derechos Humanos y Justicia Administrativa o la Policía.

"Tener una ley en los libros que criminaliza las conductas consensuadas entre adultos del mismo sexo contribuye a un clima en el que la población LGTB es frecuentemente víctima de la violencia y la discriminación", expresa Wendy Isaack, investigadora de HRW, en el texto.

"Las declaraciones homófobas de funcionarios locales y del Gobierno nacional, de ancianos y de líderes religiosos fomenta la discriminación y, en algunos casos, incita a la violencia", agrega.

Las conclusiones se extraen de un estudio para el que HRW entrevistó algo más de un centenar de personas LGTB en distintas ciudades del país, entre diciembre de 2016 y febrero de 2017.

HRW también dialogó con activistas de derechos humanos, funcionarios, diplomáticos y policías ghaneses.

La organización tiene constancia de "docenas de ataques" basados en la orientación sexual o identidad de género ocurridos en los últimos tiempos y recalca que los abusos ocurren también en el seno de las familias, hasta el punto de que las víctimas son golpeadas o expulsadas de sus casas.

Asimismo, la nota recoge que, en una reciente entrevista con la cadena Al Jazeera, el presidente Nana Akufo-Addo mantuvo un tono "conciliador" respecto a esta problemática, pero consideró que no ha habido por el momento un acuerdo lo "suficientemente fuerte" en la sociedad como para hacer cambios en las leyes.

"La ley es inconsistente con los principios básicos de la Constitución de Ghana, que garantiza igualdad ante la ley, respeto a la dignidad humana y derecho a la privacidad. También viola numerosos tratados de derechos humanos ratificados por Ghana", resalta HRW.

Por ello, el observatorio pide al Gobierno la abolición de dicha normativa como un primer paso para proteger a la comunidad LGTB de toda forma de "discriminación, intimidación y violencia".

También pide a las autoridades de Ghana que impulsen un diálogo constructivo con este colectivo para entender mejor sus necesidades, con especial atención a la discriminación contra las lesbianas y las mujeres bisexuales.

"Los LGTB ghaneses deberían tener la misma protección del Gobierno que el resto", subraya Isaack en el comunicado, antes de apuntar que corresponde al Ejecutivo combatir el "estigma" que convierte a estos ciudadanos en blanco de la violencia "en sus propias casas, el lugar donde deberían sentirse más a salvo". EFE