Buenos Aires, 12 dic (EFE).- Un total de 120 países apoyaron hoy durante la XI Conferencia Ministerial de la Organización Mundial del Comercio, una declaración que pretende reducir la brecha de género en el comercio internacional, un problema que de no existir elevaría la economía mundial en 25 billones de dólares más.

Actualmente, 1.000 millones de mujeres "no están conectadas a la economía en el mundo" y solo una de cinco empresas que exportan están en manos de directivos que no sean hombres, explicó en una conferencia de prensa en Buenos Aires la directora ejecutiva del Centro de Comercio Internacional (CCI), Arancha González.

"Si esas mujeres estuvieran conectadas a la economía, la economía sería 25 billones más rica", remarcó González.

La declaración, impulsada por el CCI, Sierra Leona e Islandia, está orientada a que haya un intercambio de "prácticas ejemplares" para que sean más las mujeres conectadas a la economía.

Por el momento no se difundió la lista detallada con los países que se adhieren a la misma.

En opinión del director general de la Organización Mundial del Comercio (OMC), Roberto Azevedo, que apoyó con todo su "corazón" esta idea, impulsar una declaración de este tipo es una "iniciativa ejemplar" porque se trata de suprimir obstáculos en el comercio y bregar también por las oportunidades.

"No cabe duda de que hay muchos obstáculos en la participación de las mujeres en la economía", consideró Azevedo.

"Esta declaración pide que hagamos más hincapié mediante un mejor análisis y mejores soluciones políticas", añadió, para destacar que servirá también para mejorar la situación mediante asistencia técnica y capacitación para que las mujeres puedan integrarse en las decisiones del comercio.

Amina Mohamed, secretaria de Gabinete de Relaciones Exteriores de Kenia, destacó que era necesario "hacer algo más allá de la mera labor normativa y la retórica, que en ocasiones no arrojan tantos resultados".

"La igualdad política, si no va de la mano con la económica no es igualdad", afirmó.

Por su parte, Francois-Philippe Champagne, ministro de Comercio Internacional de Canadá, expresó el "honor" de su país de sumarse a esta iniciativa, al señalar que es uno de los Estados que tiene un programa feminista "más activo".

"Es necesario trabajar con más ahínco para que todas las mujeres ocupen el lugar que les corresponde en el comercio mundial", subrayó el ministro canadiense, aunque afirmó que "todavía queda mucho trayecto por recorrer", por lo que pidió que el resto de países de la OMC (en total integra a 164) se sumen a la declaración.

En este sentido, Champagne consideró que son los Estados que faltan los que "tienen que actuar y explicar por qué esta declaración no va por el buen camino" según ellos.

Representando al país anfitrión de la XI Conferencia de la OMC, el ministro argentino de Exteriores, Jorge Faurie, explicó que todos los miembros del organismo -encargado de las normas que rigen el comercio entre los países- deben hacer "mucho más" para adaptar las normas y prácticas y que se incluya más claramente el papel que desempeñan las mujeres en el comercio.

"Hay 120 miembros de la OMC dispuestos a sentarse para intercambiar las prácticas a fin de resolver esas dificultades. Ya hemos identificados los problemas y se trata de hallar soluciones", concluyó González. EFE