Lisboa, 7 dic (EFECOM).- La Comisión Europea (CE) y el Banco Central Europeo (BCE) alertaron hoy de que el ajuste estructural planeado de Portugal está en riesgo de desviarse "significativamente" de los requisitos europeos y le instaron por ello a contener el crecimiento del gasto público.

Ésta es una de las conclusiones de la última misión de monitorización al país tras el rescate, divulgadas en comunicado por la representación de la CE en Portugal, en las que le urgen a aprovechar las "actuales condiciones cíclicas favorables" para alcanzar una situación presupuestaria "sostenible" a medio plazo.

"El ajuste estructural planeado está en riesgo de desviarse significativamente de los requisitos del Pacto de Estabilidad y Crecimiento. Esto refuerza la importancia de contener el crecimiento del gasto público y utilizar las ganancias de la reducción del gasto con intereses para acelerar la reducción de la deuda pública", avisaron.

Las autoridades europeas ven una oportunidad para corregir los "persistentes desequilibrios macroeconómicos", particularmente el elevado nivel de deuda del sector público y privado y la "rigidez" de la economía, que limitan su crecimiento potencial y dejan al país en una posición "vulnerable a choques".

Además, la "limitada" capacidad de intermediación del sistema bancario, que mantiene ratios de crédito moroso elevados, "limitan la inversión".

La CE y el BCE destacan, no obstante, que la recuperación económica "volvió a ganar ímpetu", y aunque señalan que se espera que el crecimiento del PIB permanezca "fuerte" en 2018 gracias al incremento de las exportaciones y del empleo, avisan de que será "más moderado" en el medio plazo.

También valoraron las medidas dirigidas a mejorar el bajo nivel de competencias de la población portuguesa y para apoyar la innovación, al tiempo que recordaron que las subidas en el salario mínimo deben ir acompañadas de un aumento de la productividad e instaron a una mayor flexibilidad en los contratos indefinidos.

Tras la publicación de estas conclusiones, el gabinete del ministro de Finanzas lusos, Mário Centeno, divulgó un comunicado en el que destacó que el informe "confirma los progresos positivos en áreas clave de la economía portuguesa registrados a lo largo de 2017", como el crecimiento económico o el empleo.

Lisboa cerró con éxito el rescate financiero en mayo de 2014, después de tres años bajo el severo programa de ajustes acordado con la troika a cambio de un préstamo de 78.000 millones de euros. EFECOM