Madrid, 23 nov (EFE).- En 1879 el dramaturgo noruego Henrik Ibsen estrenó "Casa de muñecas", considerada la "primera gran obra feminista" por el también dramaturgo Pedro Víllora, autor de la versión de este texto que se presenta desde hoy en el Fernán Gómez Centro Cultural de la Villa bajo la dirección de José Gómez-Friha.

El montaje, protagonizado por Mamen Camacho, Oriol Tarrasón, Sergio Reques, Andrés Requejo y Elsa González, es una "revisión" del texto de Ibsen, según ha explicado hoy Víllora, durante la presentación de la obra.

"Me he ceñido a la estructura de la obra original, pero la hemos traspasado a los años 50, un periodo muy interesante porque es la continuación del paso de las mujeres a la vida fabril que comenzó en la II Guerra Mundial, y es cuando se produce algo que para nuestra generación podrían ser los arranques del feminismo", ha detallado el dramaturgo.

La obra, basada en hechos reales, sigue la historia de Nora, una mujer que vive, aparentemente feliz, como madre de tres hijos y esposa de Torvald, a quien oculta una deuda que ha mantenido en secreto para salvar a su marido. Al descubrirse la verdad, Nora, humillada por su esposo, decide abandonar el hogar y da un portazo, símbolo sobre el que se ha reflexionado extensamente.

Ese final "original", apunta Víllora, fue modificado por Ibsen para su estreno en Alemania, país donde la protagonista en el que Nora se queda con su marido, al contrario que sucede en el texto original.

El dramaturgo español, por su parte, dejó que él y la compañía de Venezia Teatro trabajaran sobre ambos finales y "reflexionasen sobre el significado del portazo de Nora", para crear entre todos un final en el "no se juzgara a ningún personaje".

Para Gómez-Friha, director del montaje, con esta nueva propuesta buscan "recuperar un texto clásico, estudiarlo y modificarlo hacia una lectura que pueda ser comprendida por el público del día de hoy, preguntar qué recibía el público cuando lo veía en 1879 y qué sensaciones podría tener hoy, casi 140 años después".

Según el director, el texto de Ibsen marcó en su momento "un punto muy necesario que ayudó durante el siglo XX a conseguir todo" lo que se ha conseguido en la actualidad en términos de igualdad, pero encuentra que la "necesidad" de retomar el texto no es solo "recordar" los avances conseguidos, sino también, que hay que seguir "avanzando".

Por su parte, la actriz Mamen Camacho, que interpreta a Nora, ha asegurado que su personaje, es una mujer que ha "aprendido a hacer el papel de buena hija, madre y esposa", pero que descubre que "nunca se ha mirado a sí misma, ni ha pensado quién es o si está en el lugar que desea".

Pero, con su famoso portazo, concluye la actriz, "abrió un camino por los derechos de las mujeres y por la igualdad". EFE