Murcia, 18 nov (EFE).- Un total de 461 inmigrantes han llegado durante las últimas 24 horas en una nueva oleada de pateras a las costas de Murcia, la mayoría varones procedentes de Argelia, junto a nueve mujeres y cinco menores.

Anoche, la agencia europea de control de fronteras exteriores, Frontex, evitó además que otras cincuenta embarcaciones continuaran su viaje hacia el litoral de la Región de Murcia tras ser disuadidos cerca de la costa argelina por medios aéreos.

Las 44 pateras que sí lograron su objetivo en las últimas horas llevaban a bordo a 238 inmigrantes, la mayoría varones y sólo nueve mujeres y cinco menores, que se suman a las 19 localizadas ayer con 189 inmigrantes, cinco de ellas mujeres, así como otras cuatro pateras que habían tocado tierra con 34 personas.

De ellos, 181 hombres permanecen en calabozos de la Policía Nacional de la Región de Murcia, porque el Centro de Internamiento de Extranjeros está lleno tras la llegada ayer del resto de embarcaciones.

Otros 266 inmigrantes varones han tenido que ser alojados en un polideportivo del Ayuntamiento de Cartagena habilitado como centro provisional de detención.

Las mujeres se encuentran en la hospitalidad de Santa Teresa de Cartagena, mientras que los cinco menores están bajo la custodia de la Comunidad Autónoma.

El buen tiempo contribuye a la salida de las pateras desde el norte de África y, según la Delegación del Gobierno, seguirá varios días más, por lo que se mantiene "la máxima alerta en previsión de nuevas oleadas, pues sabemos que están preparados", ha indicado hoy el Delegado del Gobierno, Francisco Bernabé, que tomó el pasado martes posesión de su cargo en sustitución de Antonio Sánchez-Solís.

Sánchez-Solís fue duramente criticado el pasado día 4 por la alcaldesa de Cartagena, la socialista Belén Castejón, al que culpó de haber abandonado a su suerte a 60 inmigrantes que habían llegado al puerto de esta ciudad trasladados por Salvamento Marítimo tras su localización en alta mar.

La noche anterior había coincidido además con la fuga de 26 inmigrantes que se encontraban alojados en el CIE de Sangonera la Verde, un centro que ha sufrido varios motines en los últimos años y que la oposición ha pedido su cierre por sus malas condiciones.

Cruz Roja, la ONG encargada de asistir a los inmigrantes a su llegada al puerto, dándoles mantas, bebida y comida, había contabilizado hasta ayer 1.717 inmigrantes y 178 pateras en lo que va de año.

Mil quinientas personas componen el cuerpo de voluntarios de esta ONG que anoche tuvo que enviar a cien personas para atender a las decenas de inmigrantes que habían tenido que ser transportados en tres grandes barcos de la Armada, la Guardia Civil y Salvamento Marítimo en lugar de la habitual embarcación "Mimosa" de Salvamento Marítimo que realiza estas labores y que en esta ocasión se quedó corta para tal avalancha de pateras.

Las autoridades locales han expresado su preocupación por el efecto llamada que ha podido producirse para que haya tenido lugar esta oleada de inmigrantes en tan breve espacio de tiempo y que casi ha colapsado la ubicación temporal mientras se tramita su extradición.

La Región de Murcia sólo cuenta con un centro de extranjería con una capacidad de 150 personas aproximadamente. EFE

bc/msr