(Actualiza con detalles de la destitución)

Harare, 6 nov (EFE).- El vicepresidente de Zimbabue, Emmerson Mnangagwa, quien se había postulado como sucesor del presidente Robert Mugabe, fue destituido hoy de su cargo por "deslealtad y escasa honradez en la ejecución de sus deberes", informó el portavoz de su partido y ministro de Información, Simon Khaya Moyo.

En los últimos días, Mugabe y su esposa, Grace, habían advertido en mítines de la posible destitución del vicepresidente, que se hizo efectiva hoy tras ser acusado de "deslealtad, falta de respeto, engaños y falta de fiabilidad", según el portavoz de la Unión Nacional Africana de Zimbabue - Frente Patriótico (Zanu-PF).

Moyo indicó que la conducta del vicepresidente, en el cargo desde 2014, se había hecho "incompatible con sus responsabilidades oficiales".

La caída en desgracia de Mnangagwa se produce poco después de que sus seguidores supuestamente abucheasen a Grace Mugabe durante un mitin del vicepresidente celebrado el pasado sábado en Bulawayo, segunda ciudad del país.

Esto se convirtió en la gota que colmó el vaso para Grace Mugabe, quien había acusado al vicepresidente de "jugar a un juego peligroso" después de que éste reiterase que había sido envenenado durante un mitin en agosto, que provocó que fuese trasladado de urgencia a un hospital en Sudáfrica.

Robert Mugabe, de 93 años, que gobierna este país del sur de África desde 1980, anunció que se presentará a las elecciones de 2018, aunque algunos altos cargos de su partido se han postulado para sustituirlo en el poder, algo que ha provocado enfrentamientos en el seno de la formación.

Los expertos apuntan a la primera dama como una de las principales candidatas a suceder al presidente.

La sección femenina del Zanu-PF ha hecho campaña en las últimas semanas para que una mujer sea nombrada vicepresidenta del país, mientras que las juventudes del partido fueron más explícitas y apoyaron directamente la candidatura de Grace Mugabe para el puesto.

La propia primera dama aseguró ayer en un encuentro con seguidores de su partido que "Mnangagwa odia a Mugabe desde que el país consiguió la independencia" y dijo que se "encargaría personalmente" de que se llevasen a cabo "procedimientos disciplinarios" contra el vicepresidente, al que acusó de planear un golpe de Estado.

Mnangagwa accedió al cargo en 2014 tras la destitución de la entonces vicepresidenta Joice Mujuru, igualmente acusada de querer sustituir a Mugabe en el poder, tras lo que también Grace Mugabe dirigió la campaña para que fuera relevada de su puesto. EFE