Montevideo, 12 oct (EFE).- La embajada española en Uruguay se sumó hoy a los festejos por el Día Nacional de España y ofreció una velada en Montevideo, donde el anfitrión, Javier Sangro de Liniers, destacó la "riqueza" de las relaciones bilaterales, así como "los múltiples lazos de cariño" que unen a las dos sociedades.

El diplomático español, que lleva "apenas unos meses" en el país suramericano, encabezó la celebración en la embajada de España, donde se congregaron numerosas autoridades nacionales, como el canciller uruguayo Rodolfo Nin Novoa.

Sangro explicó a Efe que se trata de una velada "muy entrañable" en la que todos los 12 de octubre se convoca a la colectividad de españoles, al cuerpo diplomático, a autoridades civiles, eclesiásticas y militares, así como otros representantes de la sociedad.

"Sirve para confraternizar, para mostrar lo que España está haciendo, por dónde nos movemos y para transmitir un mensaje de cariño al país en el que uno está acreditado", señaló el embajador, quien asumió su cargo el pasado mes de mayo.

El diplomático también consideró que la velada sirve para ofrecer "una ventanita" por la que mirar España y una oportunidad para que la comunidad española se sienta como en su casa.

Durante su discurso, Sangro aludió brevemente a la situación que atraviesa su país y explicó que la relación con Cataluña es "todavía fluida".

En este sentido, el embajador aludió a una frase del Rey Felipe VI y señaló: "Son momentos difíciles, pero lo superaremos. Son momentos complejos, pero saldremos adelante porque creemos en nuestro país y nos sentimos orgullosos de lo que somos".

"Nuestros principios democráticos son fuertes y son sólidos, porque están basados en el deseo de millones y millones de españoles", continuó Sangro y dijo "nada que añadir" para dar por terminada su alusión a Cataluña durante la celebración. EFE

mef/jsg