Barcelona, 9 oct (EFE).- La histórica filósofa y activista afroamericana Angela Davis, que ha dicho sentirse "muy privilegiada" por estar hoy en Cataluña, ha considerado que "la gente debería tener el derecho a la autodeterminación en todo el mundo y poder tomar las decisiones que guíen su propio destino".

Antes de ofrecer esta noche una conferencia sobre "La revolución hoy" en el CCCB, esta pensadora, que estuvo afiliada al Partido Comunista de Estados Unidos y se relacionó con el movimiento de las Panteras Negras, ha reconocido que no puede entender "todos los matices y dificultades que veo en Cataluña", pero sí ve que "España es un término un poco cuestionado aquí".

Davis ha comentado que la última visita que hizo al país fue para "exigir la libertad de Arnaldo Otegi", a quien quiso visitar en la cárcel, sin obtener el permiso, y ha opinado que España "tiene una larguísima historia de represión".

Alumna en su juventud de Herbert Marcuse y Theodor Adorno, la intelectual de Alabama ha rememorado que su propia trayectoria "ha estado muy influida por las luchas de este país" y también "han sido una fuente de formación muy importante para la izquierda norteamericana".

"Siento -ha continuado- que la historia de este país ha influido muchísimo en la historia de los movimientos progresistas y radicales de todo el mundo. Ciertamente, espero que el resultado de todo lo que está sucediendo acabe mirando hacia adelante".

Angela Davis desea que se resuelva la actual crisis política y ha lamentado las imágenes "de represión, que sólo hacen pensar en que el pasado vuelve a sacar la cabeza de una forma espantosa".

La profesora Davis fue una de la cincuentena de personalidades internacionales que hace unos meses firmaron el manifiesto "Let Catalans vote" (Dejen votar a los catalanes).

Durante la conferencia que ofrecerá esta noche analizará, asimismo, cuestiones que le preocupan desde hace años como el racismo, la esclavitud, el cambio climático o las conexiones que se producen entre diferentes movimientos de protesta a nivel mundial.

Ha recordado que es hija de unos progenitores que desde que tiene uso de razón vio luchar en contra de la segregación racial, defendiendo desde hace años "la importancia que tiene resistir y plantar cara".

Ha sostenido que "debe reconocerse el profundo mal que la colonización y la esclavitud han hecho no sólo en Estados Unidos, sino en todo el mundo", y se ha mostrado esperanzada e ilusionada por la manera en que afrontan el activismo hoy los más jóvenes.

También ha respondido una pregunta sobre las protesta de deportistas norteamericanos que se arrodillan cuando suena el himno de Estados Unidos y ha destacado que se "ha olvidado que las que iniciaron el proceso fueron las mujeres de equipos de baloncesto femenino", sin dejar pasar que la cuestión tuvo la máxima repercusión "después de una intervención bastante estúpida de Donald Trump".

Por otra parte, ha señalado que "a pesar del resurgimiento en todo el mundo de un tipo de populismo que es bastante peligroso, a la vez aparecen movimientos sociales como el actual de las mujeres negras en Brasil. Son chispas de esperanza", y ha agregado que es de las que cree que "el optimismo es posible".

En su alocución, ha insistido en que "la manera de salir del laberinto de esta época es buscar a las personas que plantan cara, a las comunidades que están en lucha", y tampoco ha dejado pasar que "si nos contentamos con la continuación del sistema, estamos aceptando la violencia, la enfermedad, la pobreza o el racismo y no podemos", ha dicho.

A su juicio, "todo el trabajo que hacemos ahora quizá no suprimirá el sistema tal como queremos o necesitamos, pero quizá lo hará en un futuro, lo que me da esperanza", ha proseguido.

En su estancia en España, esta catedrática de Filosofía de la Universidad de California, que cree que "Palestina representa la Sudáfrica de nuestra época", presentará, asimismo, su último libro, "La libertad es una batalla constante" (Capitan Swing). EFE

id/rq/jdm