Granada, 3 oct (EFE).- El cineasta Agustín Díaz Yanes, que hoy recoge el premio Granada Noir de este festival multidisciplinar, considera que ha llegado el momento de que la mujer protagonice el género negro y cree que el sector se ha incorporado a la historia europea de grandes obras tras superar años de censura.

En declaraciones a Efe, Díaz Yanes (Madrid, 1950) ha reconocido que en el cine negro no hay mucha mujer protagonista como las que marcaron el ritmo en su film "Nadie hablará de nosotras cuando hayamos muerto", aunque cree también que "es el momento" del cambio.

El director de cine, guionista y novelista, que estrenará en noviembre "Oro", recibe hoy el premio Granada Noir, un festival multidisciplinar dedicado al género negro, distinción que aprovechará para debatir con el público sobre sus obras.

"Igual hay una sobredosis cotidiana de negro, la sociedad española ha sido siempre muy negra", ha apuntado el cineasta, que ha destacado que pese a la crónica real de sucesos y corrupciones, la gente "compra mucho, muestra que hay un interés por la novela y el cine del género".

Hijo de torero y licenciado en Historia por la Universidad Complutense de Madrid, Díaz Yanes fue crítico literario y se convirtió, en 1995, en el primer director debutante en lograr el premio principal de los Goya con "Nadie hablará de nosotras cuando hayamos muerto".

"La salud del género ha quedado patente en los Goya de este año", ha apuntado Díaz Yanes en referencia al éxito, entre otras películas, de "Tarde para la ira", el debut detrás de las cámaras de Raúl Arévalo.

El cineasta ha recalcado que España se ha sumado ya a la historia de grandes obras europeas del género negro, una incorporación tardía que ha relacionado con la necesidad de burlar la censura en cuatro décadas de dictadura, lo que "hacía muy difícil" encontrar el hueco en el panorama internacional.

Díaz Yanes se ha mostrado "feliz y orgulloso" por recibir un premio de un festival especializado, "que no sé si merezco o me dan porque son una panda de insensatos".

Granada Noir reconoce hoy al director de "Alatriste" o "Solo quiero caminar" como tributo a una carrera cinematográfica y literaria muy vinculada al género negro y policial y al de aventuras.

El premiado dio su salto a la realización en 1995 con la dirección de "Nadie hablará de nosotras cuando hayamos muerto", que sirvió para reivindicar el protagonismo de la mujer en el cine negro y que le valió ocho estatuillas en la décima edición de los Goya. EFE

1011241