Sídney (Australia), 2 oct (EFE).- Un solicitante de asilo que había estado detenido en el centro para inmigrantes que tiene Australia en la isla Manus, en Papúa Nueva Guinea, murió por causas que todavía se investigan, confirmaron hoy fuentes policiales.

La Policía papú indicó que el solicitante de asilo, que estaba alojado en un "centro de tránsito" de East Lorengau, situado cerca del principal poblado de Manus, murió anoche en el hospital local, según la edición australiana del diario The Guardian.

La víctima, un tamil de Sri Lanka, que padecía de problemas mentales desde hace varios meses y había sido reconocido como refugiado, se convierte en la sexta muerte que se registra en Manus en los últimos cuatro años.

El fallecimiento se da una semana después de que los primeros 50 refugiados dejaran la isla en el marco de un polémico acuerdo suscrito por Australia con Estados Unidos para que el país norteamericano acoja a unos 1.250 inmigrantes.

El centro de East Lorengau fue abierto de forma temporal en el marco de las preparaciones para el cierre definitivo, el próximo 31 de octubre de las instalaciones de Manus, declaradas ilegales por el Tribunal Papú en un fallo emitido el año pasado.

Además, el mes pasado, un tribunal australiano aprobó que el Ejecutivo de Camberra indemnice a unos 1.300 inmigrantes que se encuentran o estuvieron detenidos en Manus, por un total cercano a 70 millones de AUD (56 millones de USD o 47 millones de EUR).

La ONU y grupos de defensa de los derechos humanos han criticado estos centros de detención al calificar de inhumanas las precarias condiciones de vida en las que viven los internos.

Muchos de los inmigrantes retenidos en Nauru y Papúa han huido de conflictos como los de Afganistán, Darfur, Pakistán, Somalia y Siria, y otros han escapado de la discriminación o de la condición de apátridas, como las minorías rohinyá de Birmania, o Bidún, de la región del Golfo. EFE