Lara Villalón

Estambul, 11 sep (EFE).- Más de un centenar de letrados se personaron hoy en el juzgado de la prisión de Silivri, en la provincia de Estambul, para apoyar la defensa de los 17 trabajadores del periódico liberal y opositor turco Cumhuriyet, acusados de "vínculos con organizaciones terroristas".

Entre los acusados, de los que cuatro están en detención preventiva, hay varios directivos del diario, así como el conocido periodista de investigación Ahmet Sik, que ya pasó por la cárcel entre 2011 y 2012 y que ahora supera 8 meses entre rejas.

Una multitud de juristas, políticos y observadores internacionales se agolparon ante el juzgado para reclamar la absolución de los encausados.

"Nos esforzamos para informar con claridad a la opinión pública sobre los derechos de Ahmet Sik y todos nuestros compañeros periodistas", declaró a Efe el periodista Ertugrul Mavioglu.

Los acusados afrontan penas de entre 8 y 43 años por supuestos vínculos con la guerrilla del Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK), así como con grupos ultramarxistas y, sobre todo, con la cofradía del predicador islamista Fethullah Gülen, a quien Ankara responsabiliza del fallido golpe de estado de julio de 2016.

Es una mezcla de delitos que la defensa considera "imposible", por tratarse de organizaciones enfrentadas entre sí.

"La judicatura turca ya no es independiente. Especialmente después de establecer el estado de emergencia. Al menos espero que el tribunal vea que la acusación es ridícula y libere a nuestros compañeros", comentó a Efe Erol Önderoglu, representante de Reporteros Sin Fronteras (RSF) en Turquía.

"Turquía es un país que va hacia el aislamiento, y el Gobierno intenta desafiar las normas democráticos", añadió el periodista.

"Hay 170 periodistas en prisión. Hoy vamos a apoyar a cinco de nuestros compañeros. Se quiere acallar a Cumhuriyet y a todos los periódicos opositores", dijo por su parte Erdem Gül, exjefe del rotativo en Ankara, que espera su sentencia en otro juicio.

En la sala se agolpaban hoy familiares y amigos de los acusados rodeados de un gran cordón policial, que impedía cualquier contacto con los cuatro periodistas aún detenidos, según pudo constatar Efe.

La Fiscalía sometió hoy a varios acusados a un exhaustivo interrogatorio sobre el proceso de elaboración de noticias en Cumhuriyet.

Intentan así encontrar vínculos de los reporteros con organizaciones terroristas, y también interrogó al contable del periódico, Emre Iper, en prisión preventiva por supuestamente usar ByLock, una aplicación móvil cifrada atribuida a los miembros de la cofradía de Gülen.

"Si se produce un asesinato con un arma de 9 milímetros no se arresta a todas las personas que tienen esta pistola. Hay que investigar qué usuarios de ByLock eran realmente gülenistas", exigió el abogado de Iper.

Tras escuchar la defensa de los detenidos, el tribunal decidió posponer la vista hasta el próximo viernes.

Por otra parte, la Fiscalía abrió una nueva causa contra Sik por "colaborar con organizaciones terroristas", por unos comentarios colgados en la red social Twitter en diciembre pasado. EFE

lvm-iut/emm