Londres, 21 ago (EFE).- Londres quiere un acuerdo con la Unión Europea que propicie el comercio de bienes y servicios de la manera "más libre y sin fricciones posible", así como un marco para garantizar la confidencialidad de los datos compartidos, reveló hoy el Gobierno británico.

El ministerio para el "brexit" o salida del Reino Unido de la Unión Europea (UE) difunde desde hoy, y a lo largo de la semana, cinco documentos oficiales, en los que desgrana su postura negociadora frente a temas clave de la marcha del bloque, en marzo de 2019, y sobre la futura relación entre ambas partes.

La difusión de estos textos se realiza cuando queda apenas una semana para que comience la tercera ronda de la primera fase de las negociaciones con los 27, el próximo día 28.

"Estos documentos ayudarán a dar certidumbre y confianza a los empresarios y los consumidores en cuanto al estatus del Reino Unido como poder económico al abandonar la UE", dijo hoy el ministro para el "brexit", David Davis, en un comunicado.

Los textos muestran a la vez, según este titular, "que la separación de la UE y la futura relación están vinculadas de forma inextricable".

El Gobierno indicó, además, que siempre ha sido claro "en que los exportadores y los negocios tienen que poder planear con antelación con certidumbre", por lo que buscará "un acuerdo con la UE que permita el comercio de bienes y servicios más libre y con las menos fricciones posibles" en "beneficio de todos".

A la hora de detallar su postura en este sentido, el Ejecutivo pretende asegurar que los bienes de consumo que ya estén en circulación en el mercado el día antes de la marcha oficial de la UE "puedan continuar vendiéndose tanto en el Reino Unido como en la UE, sin requisitos o restricciones adicionales".

Londres quiere, además, evitar que se someta "por duplicado, de manera innecesaria" a procesos de autorización a aquellos productos que ya habían recibido luz verde para su circulación en la UE antes de consumarse el "divorcio".

También buscará "protección para el consumidor" en ambos lados tras el "brexit", por lo que "cualquier acuerdo tendrá que facilitar la supervisión continuada de los productos a fin de asegurar que se adoptan las medidas necesarias para los bienes que no sean seguros o no cumplan con la normativa".

Finalmente, este país propondrá a Bruselas que haya servicios asociados a los bienes de consumo por considerar que ambos están "interconectados".

Con relación a ese punto, remarca que "los servicios son esenciales para la producción de bienes, para su venta, distribución y entrega, y para su operación y reparación".

El Gobierno explicó que sus propuestas están ideadas con el objetivo de evitar "un precipicio para negocios y consumidores, proporcionando una temprana certidumbre que respalde a la vez un avance hacia esta nueva y profunda relación especial".

En cuanto al otro asunto de la confidencialidad y acceso a documentos, Londres considera "importante establecer marcos para el continuo respeto de obligaciones de confidencialidad y la protección de información que se intercambió mientras el Reino Unido era un Estado miembro, y esto debería ser recíproco".

Está previsto que durante esta semana se divulguen otros textos oficiales abordando otros temas como la futura cooperación judicial y civil; los mecanismos de resolución de disputas que operen una vez el Tribunal Europeo de Justicia ya no tenga jurisdicción directa en este país y la protección de datos.

La pasada semana Londres ya reveló que propondrá a Bruselas ampliar temporalmente la unión aduanera a fin de prolongar las ventajas comerciales entre ambos tras el "brexit" e indicó, además, que intentará evitar regresar a las fronteras físicas del pasado entre las dos Irlandas. EFE