Pekín, 13 ago (EFE).- China ha decidido retirar a su veterano negociador para la península de Corea, Wu Dawei, después de 13 años en el cargo, y sustituirlo por el diplomático Kong Xuanyou, justo cuando la región vive una grave crisis por las amenazas mutuas de bombardeos entre EEUU y Corea del Norte.

Según el diario South China Morning Post, el Ministerio de Asuntos Exteriores no ha anunciado aún formalmente este nombramiento pero el cambio es inminente, según han afirmado diplomáticos chinos y fuentes citadas por la prensa de Japón y Corea del Sur.

Wu Dawei, de 71 años, lideró el fallido diálogo a seis (China, las dos Coreas, EEUU, Japón y Rusia) que Pekín acogió entre 2003 y 2008 para intentar detener el programa nuclear norcoreano, y desde entonces ha insistido en la necesidad de volver a la mesa de negociaciones.

Kong, de 58 años, tendrá por principal misión reanudar ese diálogo a seis, algo que en estos momentos de alta tensión se antoja casi imposible.

Nacido en el noreste chino y de etnia coreana, Kong es desde 2015 ministro asistente de Asuntos Exteriores y principal encargado de asuntos asiáticos en la institución.

El diplomático habla perfectamente japonés y ha trabajado en la Embajada de China en Tokio en varias etapas, aunque también fue embajador de su país en Vietnam, según la biografía que de él muestra la web oficial de la Cancillería.

China, tradicional aliado de Corea del Norte pero contrario a su carrera armamentística, está intentando maniobrar para evitar un hipotético conflicto armado entre Washington y Pyongyang, que se teme más cercano que nunca tras días de amenazas cruzadas entre el presidente de EEUU, Donald Trump, y el régimen de Kim Jong-un.

El sábado, el presidente chino Xi Jinping mantuvo una conversación telefónica con Trump en la que le pidió contención para evitar más tensiones en la península de Corea.

EEUU y Corea del Norte "deben evitar declaraciones y acciones que aumenten la tensión", señaló Xi, quien añadió que su Gobierno estaba dispuesta a trabajar con el de Washington para intentar neutralizar la crisis. EFE