Barcelona, 25 jul (EFE).- El pleno del Parlament ha aprobado hoy trasladar al Congreso una propuesta de resolución para despenalizar la eutanasia, es decir, la asistencia para lograr una muerte digna en casos de enfermedades terminales o con mucho sufrimiento.

La propuesta, que ha sido presentada conjuntamente por cuatro grupos: JxSí, PSC, CSQEP y la CUP, ha contado con los votos favorables de sus respectivos diputados, los contrarios del PP y del diputado no adscrito Germà Gordó y la abstención de Ciutadans (Cs).

El texto aprobado contiene un único artículo en el que se propugna modificar el artículo 143.4 del Código Penal para que queden exentos de responsabilidad penal quienes "de forma directa o cooperante, ayuden a morir de forma segura pacífica y sin dolor" a determinadas personas.

Estas personas son las que de forma "expresa, libre e inequívoca" piden ayuda para poder poner fin a su vida al padecer una enfermedad terminal o porque sufren "una patología incurable que les provoca sufrimiento físico o psíquico grave que se prevé sea permanente".

Desde JxSí, Alba Vergés ha agradecido "la perseverancia" que han tenido durante muchos años las entidades que defienden la eutanasia, y les ha pedido que sigan luchando por "situar el derecho a morir dignamente en la agenda política, respetando todos los puntos de vista, que es básico en democracia".

Tanto esta diputada de JxSí como la de la CUP Gabriela Serra han propugnado una "ley propia hecha desde el Parlament con plena soberanía", pero también se han mostrado favorables a que, mientras no se pueda hacer por falta de competencias, sea tramitada esta propuesta de resolución al Congreso de los Diputados.

Martín Barra, de Ciutadans (C's), ha recordado que "no es el primer intento de llevar al Congreso la cuestión de la eutanasia, porque ya han llegado otras iniciativas" y ha pedido "no crear inseguridad jurídica a los ciudadanos".

Assumpta Escarp, del PSC, se ha referido al "tabú" que todavía hay en la sociedad al hablar sobre "el derecho a morir", y Angels Martínez, de CSQEP, ha afirmado que aceptar que ayudar a morir dignamente es un acto médico más".

Fernando Sánchez, del PP, ha rechazado la propuesta porque "es mejor poner remedio al dolor que poner fin a una vida", y ha considerado que el redactado "es flojo y perezoso, ya que han sido presentadas en el Congreso propuestas de hasta una veintena de artículos". EFE