Jerusalén, 17 jul (EFE).- El soldado israelí Elor Azaría, condenado en enero por homicidio por matar a un palestino que yacía herido en el suelo tras haber apuñalado a un militar, saldrá de prisión el próximo jueves para pasar a arresto domiciliario.

Azaría abandonará la cárcel militar en la que se encuentra en tres días y quedará bajo arresto domiciliario hasta el día 30, en que un tribunal "decidirá qué va a ocurrir", confirmó a Efe una portavoz del Ejército.

En febrero se le impuso la pena de 18 meses, que debía pasar en una prisión militar ya que estaba cumpliendo el servicio obligatorio, pero este finaliza el jueves y, acabada la prestación, no puede seguir en una cárcel militar, explicaron hoy el diario Times of Israel y otros medios locales.

El soldado fue condenado en un mediático juicio por matar en marzo de 2016 en Hebrón (sur del territorio palestino ocupado de Cisjordania) de un tiro en la cabeza a Abdel Fatah Sharif, cuando este estaba malherido, inmóvil y desarmado y, según confirmó el tribunal militar, no suponía una amenaza inminente.

Los hechos fueron grabados en un vídeo por un voluntario de la organización de derechos humanos israelí Betselem, que se hizo viral y provocó un gran debate en la sociedad israelí con detractores y defensores del soldado, entre estos últimos el primer ministro, Benjamin Netanyahu, que se mostró a favor de su indulto.

La defensa de Azaría aseguró que disparó por temor a que Al Sharif portase una bomba o tratase de coger de nuevo el cuchillo con el que perpetró el ataque a otro soldado, al que hirió de levedad en el pecho, un argumento que la corte desestimó.

Por el momento se desconoce si cumplirá el resto de la pena en arresto domiciliario o la corte establecerá otras medidas de privación de la libertad. EFE