Jerusalén, 7 jul (EFE).- La OLP calificó de "victoria diplomática" que la Unesco aprobara hoy la petición palestina de registrar como Patrimonio Universal palestino en peligro la Ciudad Vieja de Hebrón, donde está la mezquita de Ibrahim, venerada por los judíos como la "Tumba de los Patriarcas".

"Este asunto se considera una victoria diplomática para el Gobierno del presidente Mahmud Abás y todo el pueblo palestino, y constituye un paso hacia la independencia del Estado de Palestina con su capital en Jerusalén", destacó el secretario general de la OLP, Saeb Erekat, en un comunicado.

El veterano mandatario palestino dio la enhorabuena, en una nota, al equipo del Ministerio de Exteriores palestino, encabezado por Riad al Malki, y a su embajador ante la Unesco, Elias Sanbar, por su trabajo para que la resolución sobre la ciudad cisjordana en territorio ocupado saliera adelante.

El comité del Patrimonio Mundial reunido en Cracovia (Polonia) inscribió hoy "la Ciudad vieja de Hebrón/Alk Khalil (Palestina) (...) en la lista de Patrimonio Mundial (...) El comité inscribió simultáneamente el sitio de la Ciudad Vieja de Hebrón/Al Khalil en la lista del Patrimonio mundial en Peligro", informó la Unesco en su página web.

Palestina forma parte de la Unesco como Estado miembro desde 2011.

El Ministerio palestino de Exteriores agradeció que el Comité haya cumplido "su responsabilidad" de "reconocer", "preservar" y "proteger de los peligros que amenazan la pérdida de una pieza histórica que no tiene precio para el patrimonio humano".

Y definió de "lógico" y "correcto" el resultado de una votación secreta que contó con doce votos a favor de los 21 delegados que forman el comité, tres en contra y seis abstenciones, y que se celebró después de un agitado debate.

"Hoy, Palestina y el mundo, a través de la Unesco, celebran que Hebrón es parte del patrimonio mundial, un valor que transciende la geografía, la religión, las políticas y la ideología", señala la nota de Exteriores.

Por su parte, Israel condenó con rotundidad la decisión que, según publicó el mes pasado el diario Ynet, había tratado de evitar mediante la votación secreta.

El primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, calificó la medida de "absurda" y criticó: "Esta vez han decidido que la Tumba de los Patriarcas en Hebrón en un lugar palestino, lo que significa que no es judío, y que está en peligro", denunció en un comunicado difundido por su Oficina.

El presidente de Israel, Reuvén Rivlin, y los Ministerios de Exteriores y Educación, entre otros, se sumaron a las condenas.

El martes, el Comité de esta agencia de la ONU también aprobó una propuesta impulsada por Kuwait, Túnez y Líbano en la que pedía rescindir "todas las medidas y acciones legislativas y administrativas tomadas por Israel, potencia ocupante, que han alterado o pretenden alterar el carácter y estatus de la Ciudad Sagrada de Jerusalén". EFE

mss/cr