Carmen Martín

Madrid, 22 may (EFE).- "El perfume es un primer traje que te pones antes de la ropa. Es como una segunda piel, un juego de comunicación", decía Pierre Cardin, una frase que hoy ha cobrado protagonismo en el X edición de los Premios de la Academia del Perfume, en la que se han reconocido las mejores fragancias de 2016.

"Esta gala tiene como objetivo promocionar la cultura del perfume y premiar los valores artísticos y la creación que caracterizan a las mejores fragancias", explica hoy a EFE Val Díez, directora general de la Asociación Nacional de Perfumería y Cosmética (STANPA), quien reconoce que "un perfume tiene éxito cuando conecta con las emociones".

Y Marc Márquez no solo transmite emociones y buenas sensaciones sobre la moto, sino también con los aromas, prueba de ello es que su fragancia Hero Sports se ha llevado el premio al mejor perfume masculino gran público, mientras que el femenino en esta categoría ha sido para Eau my Secret, de Woman Secret.

"Los perfumes siempre pretenden mejorar nuestro bienestar, subir la sensación de felicidad, seguridad, sensualidad, encontrar un equilibrio", asegura Val Díez.

Celebrada en el Teatro de la Zarzuela de Madrid, el presidente de la Academia del Perfume, Juan Pedro Abeniacar ha recordado que "componer un perfume es un arte desconocido, se necesita mucho talento".

La femenina fragancia de Miu Miu Léau Bleue y la masculina Prada Homme han sido reconocidos como los mejores perfumes en la categoría de lujo.

¿Qué requiere un perfume para ser premiado? "Novedad, elementos de riesgos, coherencia en su conjunto, sorprender, atraer y hechizar", explica Val Díez.

Los míticos J'Adore de Christian Dior y Le Male de Jean Paul Gaultier, femenino y masculino respectivamente, han sido reconocidos con el premio especial Enrique Puig al mejor perfume clásico.

"Son miles los perfumes que hay en el mercado, no todos perduran en el tiempo, pocos son los que llegan a vivir más de diez años, los clásicos, con suerte algunos viven más de 30 años, grandes clásicos como los de Dior o Loewe que formaron parte de mi infancia", cuenta Val Díez.

Pivoine Suzhou de Giorgio Armani Privé y Moonligth Patchouli de Van Cleef&Arples, elegidos como mejores perfumes en la categoría "niche", mientras que L'Envol de Cartier y Good Girl, de Carolina Herrera se han llevado el premio al mejor "packaging".

"El envoltorio de un perfume es su carta de presentación, pero no lo es todo en una fragancia, ha habido productos con diseños maravillosos que no han funcionado", advierte Val Díez.

El galardón al mejor diseño y el premio de la prensa a la mejor campaña de comunicación han sido para L'Eau Nº 5 de Chanel y Zadig&Voltaire, femenino y masculino respectivamente.

En la X edición, presentada un año más por la periodista Mónica Carrillo, el jurado ha estado formado por la actriz Rossy de Palma, la escritora Carmen Posadas, el diseñador, Lorenzo Caprile , la creadora de joyas Miriam Ungría, la periodista Carmen Chaparro, el diseñador gráfico Oscar Mariné o el cocinero Ramón Freixa.

Además, también ha contado con la opinión del director artístico del Ballet Nacional de España, Antonio Najarro; el director del Teatro de la Zarzuela, Daniel Bianco; la directora general de Google, Fuenciasla Clemares; la CEO de la Bodegas Marqués de Griñón, Xandra Falcó; el jefe de departamento de pintura del siglo XVIII del Museo del Prado, Juan Luna y Val Díez, directora de STANPA.

Con idea de buscar la mayor objetividad en la selección de los perfumes, este año se ha contado con una votación online, en la que han participado más de cuatrocientos profesiones de diferentes puntos de venta y distribución del perfume, "además de directoras de formación de las principales empresas de distribución de perfumes", ha añadido Val Díez.

En la alfombra roja de la X edición de los Premios de la Academia del Perfume ha destacado la simpatía de las actrices Antonia San Juan, Rossy de Palma y Lolita.

Esta es la segunda vez que la Academia del Perfume y la Asociación Nacional de Perfumería y Cosmética (Stanpa) han aunado esfuerzos para reivindicar la cultura del perfume. EFE

cm/lou/pss