Miguel Ángel Moreno

Madrid, 13 may (EFE).- Trabajo en equipo, liderazgo, precisión, planificación, proactividad... Las habilidades que se ponen en marcha al practicar deporte son válidas para muchos entornos de la vida, entre ellos el empresarial, y una empresa malagueña ha puesto en marcha un método de formación para ejecutivos basado en deportes.

Los deportistas se han convertido de un tiempo a esta parte en personas de referencia para muchas empresas, que acuden a su experiencia en la alta competición para motivar a sus empleados y utilizan su ejemplo para mejorar sus organizaciones, pero lo que propone la empresa malagueña 'MindCompanySport' es un paso más allá.

La premisa es sencilla: en lugar de explicar los valores del deporte aplicados a una empresa en una presentación estática, los profesionales de la compañía que recibe la charla se calzan las zapatillas y realizan un entrenamiento similar al que haría un deportista de alto rendimiento, exceptuando la carga física. En función de lo que se quiera trabajar, se elige un deporte u otro.

"La gran revolución de este método es que se sale fuera de los cánones habituales. Es muy difícil saber qué rendimiento ofrece una ponencia o una presentación, es imposible competir sin entrenar y mejorar sin medir. Lo que hace este método es medir tu rendimiento, que es lo que las empresas quieren", explica a EFE el exseleccionador español de baloncesto Javier Imbroda.

El técnico melillense y doctor en Educación, que ocupó durante casi una década el banquillo del Unicaja de Málaga y también pasó por Sevilla, Real Madrid, Valladolid y Menorca además de la selección nacional, es uno de los miembros de esta compañía puesta en marcha por Javier De Miguel y Juan José Martín, dos exdeportistas y psicólogos deportivos, creadores de este método de formación.

De Miguel, exnadador que fue psicólogo del Málaga Club de Fútbol y del deporte pasó al departamento de Recursos Humanos de una gran empresa de distribución, es uno de los ideólogos de un modelo que se originó al observar que las empresas gastan muchos fondos en una formación de la que no siempre obtienen resultados.

"Al pasar al mundo de la empresa vimos que las compañías gastan mucho dinero en formación pero no se incorpora lo aprendido al trabajo. Nos preguntamos por qué un deportista incorpora rápido lo que aprende en un entrenamiento y el trabajador no. Ahí nos dimos cuenta de que las horas de repetición en los entrenamientos eran la diferencia", explica en una charla con EFE.

"En deporte o haces las cosas o no consigues resultados. Si comunicas se ve que estás comunicando, si eres un líder se nota, y es imposible esconderse. Eso es lo que el deporte de competición aporta a la empresa, más que una charla de un deportista de éxito sobre qué hizo en su carrera", agrega Javier de Miguel.

Bajo esta idea, los responsables de esta empresa malagueña se reúnen con cada compañía que se interesa por su formación y evalúan cuáles son las competencias que quieren trabajar, en función de las cuales deciden qué deporte se va a utilizar.

Si el problema es de trabajo en equipo, se entrenan deportes colectivos como el baloncesto o el fútbol, en los cuales también se puede trabajar el liderazgo o la toma de decisiones.

"Últimamente trabajamos mucho con directivos que en sus empresas tienen que tomar varias decisiones en poco tiempo con un impacto económico elevado. Les ponemos en la situación de un entrenador de baloncesto que tiene que decidir una jugada en un tiempo muerto. Tienen que decidir la jugada, comunicarla de forma clara, ver cómo se ejecuta y evaluarla", detalla Javier de Miguel.

Según los ideólogos de esta metodología si un ejecutivo realiza este ejercicio repetidamente durante varias horas, sabrá reaccionar mejor a la próxima decisión relevante que tenga que tomar en poco tiempo, lo que se traduce en una mejora de resultados para la compañía.

Los deportes individuales también ofrecen posibilidades de aprendizaje: el golf es bueno para trabajar la planificación, ya que obliga al profesional a planear con cuántos golpes y con qué palos va a ejecutar cada hoyo; mientras que con el tenis se trabaja la proactividad y la capacidad de tomar la iniciativa.

El exseleccionador nacional Javier Imbroda ha sido formador en algunas ocasiones en este tipo de ejercicios basados en el baloncesto, en los que ha pasados de tener jugadores profesionales a sus mandos a directivos territoriales de una de las entidades bancarias más grandes del país.

"Yo siempre he transmitido mis conocimientos y experiencias al mundo de la empresa, pero esa transmisión se quedaba en la palabra. Con este método se pasa de la palabra a la acción, ése es su gran valor", apunta Imbroda, que lleva dos años involucrado en esta compañía, de la que forma parte del capital.

El método, elaborado por De Miguel y Martín, es el fruto de siete años de desarrollo y se aplica en empresas desde hace más de tres. Han pasado por estas clases unos 2.000 profesionales de 150 empresas.

Con el objetivo de difundir su metodología, los responsables de MindCompanySport han lanzado el Máster Universitario de Entrenamiento de Recursos Humanos a través del Deporte en colaboración con la Universidad Isabel I de Burgos, una universidad privada de enseñanza no presencial.

Este ciclo universitario quiere responder al interés que este método ha provocado en exdeportistas como el esgrimista y medallista olímpico en Pekín 2008 Jose Luis Abajo "Pirri" o el campeón del mundo de taekwondo Angel Damián Alonso, que ya se están formando para ser instructores de directivos con esta metodología.

Los alumnos que superen el postgrado podrán optar a certificarse como instructores y establecer una franquicia para impartir este tipo de formación a empresas, una opción que los impulsores de esta empresa malagueña piensan que puede ser muy interesante para exdeportistas de alto nivel, para los cuales también están trabajando en sistemas de becas con alguna institución deportiva.

"Pensamos en deportistas olímpicos, pero el postgrado está pensado para cualquier profesional de la empresa que le preocupe trabajar el rendimiento", detalla Javier de Miguel, que espera ofrecer con esta formación una nueva vía de incorporación al mundo laboral para quienes se retiran del deporte de élite. EFE

1011340