Javier Herrero.

Madrid, 28 mar (EFE).- "No hay una vuelta para La Cabra Mecánica, ni ahora ni en el futuro". Así de tajante se muestra a Efe quien fuera su rostro y alma ante "Mariposa", un segundo disco firmado sencillamente como Lichis que lo reafirma en el nuevo rumbo emprendido con el álbum previo, "Modo avión" (2014).

"Este año se cumplía el 20 aniversario del primer disco de La Cabra, pero no he querido celebrarlo, porque habría sido un paso atrás. Prefería poner tierra de por medio en estos tiempos de 'revival'. Yo no estoy en esa fregada y no lo voy a estar", señala él durante una entrevista.

El pasado viernes se puso a la venta la primera entrega de su nuevo álbum, que llegará al mercado dividido en dos partes para alargar la potencial vida mediática del mismo y "reivindicar así el concepto del disco".

"Cuando sacas un LP, te ves condenado a promocionar dos canciones y no mucho más. En estos tiempos, con tanto producto nuevo en el mercado cada semana, hay pocas oportunidades de escuchar álbumes completos", explica Miguel Ángel Hernando, alias Lichis (Barcelona, 1970).

Añade que también tomó la decisión de partirlo porque había cinco canciones "muy maduradas" y no quería dejarlas aparcadas en el estudio a la espera de ese otro "montón de temas por hacer", que saldrán probablemente a finales de año.

En estas primeras canciones de "Mariposa" se percibe una "continuidad" respecto a "Modo avión" en su insistencia estilística en el folk y en el rock británico y el americano, pero también "cambios más abruptos en las letras, que van de lo más melancólico a la mala leche".

En este sentido, abunda en que, si su disco previo venía de un período de rupturas y de pérdida de varios seres queridos, este constituye más "una visión de posguerra del mundo que vivimos, una reflexión sobre qué nos pasa tras el estallido de la burbuja de prosperidad en la que pensábamos vivir".

"Hay que dar puñetazos en la mesa, empezar a protestar y a cambiar cosas. Hemos cambiado la comunicación por la publicidad y somos vendedores de nosotros mismos, también en la política, donde de la izquierda a la derecha se venden eslóganes sin grandes ideas detrás", enuncia.

Grabado en los estudios madrileños Felicidad Producciones, de su propiedad, como primer sencillo ha presentado un corte contundente como "Bicha", muy en la tradición del pop-rock español que es un híbrido entre la tradición del cantautor de guitarras estadounidense con el sentimiento y color de aquí.

"De la noche a la mañana te volviste más mala, más puta y más fuerte que yo", canta en este corte, en el que también afirma: "Todos me daban por muerto".

Preguntado sobre si es una frase con doble sentido artístico, responde que sí. "Llevo 35 años en la música. Con el primer disco de La Cabra Mecánica ya tenía 27. En este mundo, solo se nos tiene en cuenta si hacemos algo con repercusión pública, pero mientras tanto el grueso de nuestra carrera permanece en la sombra", lamenta.

No es el único tema que reflexiona sobre la música. Así, en "Teloneros de lujo" habla del panorama actual, de esos "viajes por caminos de tierra y carreteras nacionales en los que vive sumida la música popular en general".

Él recorrerá esos mismos senderos ahora para presentar sin una gira preconcebida esta "Mariposa", título que escogió por sus múltiples lecturas: "sentir mariposas, el efecto mariposa, la alegoría sobre la brevedad de la vida...", enuncia.

"Se me ocurrió al ver esos cuadros de botánica con mariposas clavadas por un alfiler como una metáfora del proceso de transformación. Seguramente, yo soy esa mariposa también y, aunque me quedan muchos años para la jubilación, estoy quizás viviendo el último tirón en este mundo de la música", pronostica. EFE

jhv/ram