Dacca, 5 mar (EFE).- Más de un centenar de miembros de la minoría musulmana rohinyá que se refugiaron en Bangladesh desde octubre huyendo de la represión del Ejército en Birmania (Myanmar) han comenzado a regresar a su país debido a sus malas condiciones de vida, informaron hoy fuentes policiales y de esta comunidad.

Abu Russell Siddique, subcomandante del puesto fronterizo de Tenkaf, en el este de Bangladesh, indicó a Efe que un total de 122 rohinyás han regresado a su país en los primeros cinco días de marzo, incluidos 28 hoy.

"Los rohinyás están volviendo pero no sabemos la razón", agregó al señalar que en febrero otros 48 miembros de esta comunidad no reconocida por Birmania e ignorada por Bangladesh volvieron a su tierra en el estado oriental birmano de Rakhine.

Un líder de la comunidad rohinyá de uno de los campos de refugiados de Cox's Bazar, donde miembros de esta minoría viven desde hace décadas, explicó a Efe que las condiciones en que se encuentran los últimos desplazados han hecho que muchos prefieran volver a su tierra.

"Cada día 50 o 60 personas se están marchando, nos dicen que el dinero que habían traído se les ha acabado y que no tienen comida, medicinas, limpieza, ni agua en el campo", indicó el líder, que pidió guardar el anonimato.

"Con el verano y el calor acercándose, creen que se volverá difícil para ellos vivir en los campamentos", agregó.

Otro factor, dijo, es que algunos tienen miedo de que el Gobierno de Bangladesh cumpla el anuncio que ha hecho de reubicar a los rohinyás en Thengar Char, una isla que emergió del mar hace una década en el Golfo de Bengala.

De acuerdo con el Gobierno de Bangladesh, al menos 69.000 rohinyás llegaron a su territorio por la operación militar lanzada en octubre por el Ejército birmano en Rakhine contra supuestos insurgentes y en la que, según Naciones Unidas, se han producido todo tipo de violaciones de los derechos humanos de la población.

Esta misma semana, la relatora especial para los derechos humanos en Birmania, Yanghee Lee, exigió a Rangún que tome "medidas urgentes" para poner punto final a la discriminación y las violaciones constantes de los derechos fundamentales de los rohinyás.

Bangladesh comenzó esta semana un nuevo censo de rohinyás en tres distritos fronterizos con Birmania, en la segunda encuesta de este tipo que realiza en el plazo de un año.

Se estima que alrededor de un millón de rohinyás viven en Rakhine, y que entre 300.000 y 500.000 lo hacen en Bangladesh, de los que únicamente alrededor de 30.000 tienen reconocido el estatus de refugiado. EFE