Barcelona, 21 feb (EFE).- La Audiencia de Barcelona ha condenado a nueve meses de cárcel a un exsargento de la Policía Local de Premià de Dalt (Barcelona) por acosar laboralmente a una agente del cuerpo, a la que vejó y ridiculizó hasta provocarle una grave depresión.

En su sentencia, la sección décima de la Audiencia condena al exsargento, V.P., por un delito contra la integridad moral y otro de lesiones y le obliga a indemnizar con 14.000 euros a la víctima por los daños causados y las secuelas que sufrió a raíz de la situación de acoso.

Según mantiene la Audiencia, entre los años 2010 y 2012, en que pasó a formar parte de la Guardia Urbana de Barcelona, el procesado estuvo dispensando un "trato vejatorio" a la víctima, "dirigiéndose a ella con descalificaciones y ridiculizando sus actos y palabras, tanto en presencia de sus compañeros como ante los particulares".

Esas situaciones, añade la sentencia, fueron "creando un ambiente de trabajo tenso" que generaron en la víctima "un sentimiento de degradación personal, temor e inseguridad continuos" que le provocaran recurrentes ataques de llanto y de ansiedad.

Entre otros comentarios, la sentencia señala que el procesado se dirigía en ocasiones a la víctima "con voz de niño, haciendo parodia del trabajo que desarrollaba", la amenazaba con abrirle un expediente "de malas maneras" y, cuando ella rompía en lágrimas, le preguntaba a gritos si pensaba acudir al trabajo al día siguiente o "se quedaría en su casa llorando".

El tribunal da por probado que, mientras duraron estos hechos, la agente "fue sometida a una constante humillación en el entorno laboral que le generó trastorno y estrés postraumático", lo que motivó que permaneciera de baja por depresión entre el 30 de diciembre de 2011 y el 19 de abril de 2012. EFE