Madrid, 21 nov (EFE).- El escritor Daniel Ruiz, último premio Tusquets de Novela, considera que los mantras de la motivación que imperan hoy en las relaciones laborales y a los que son sometidos los empleados esconden el objetivo de arrinconar a los críticos con la organización empresarial.

Daniel Ruiz (Sevilla, 1976), escritor, periodista y especialista en comunicación, fue galardonado con el Premio Tusquets por su novela "La gran ola", publicada ahora, un retrato corrosivo y descarnado del mundo de la empresa y las nuevas formas de "coaching", con las que se quiere revolucionar el mundo laboral.

Pero el "buenrrollismo" del "coaching", un anglicismo que define el método por la que una persona, el "coach" o entrenador, asesora a otras para inculcar una serie de alicientes que faciliten cumplir los objetivos marcados, esconde, según explica Daniel Ruiz en una entrevista con Efe, la intención de arrinconar "el pensamiento crítico".

En estos mantras de la motivación encuadra el escritor sevillano la trama de esta novela, protagonizada por Julián Márquez, el cuestionado director de una de las divisiones comerciales de una empresa familiar de detergentes en la que triunfa un "coach", Estabile. Además de su situación laboral, Márquez se enfrenta a problemas familiares, lo que harán que llegue al "límite".

Pero junto a éste, hay otros personajes que transitan esta novela "laboral", como Ribera, un buscavidas recién incorporado a la empresa; Martita Pineda, una despiadada directora; los dueños de la empresa familiar y comerciales enfrentados a cumplimientos de objetivos.

Son personajes realistas que, explica su creador, más allá de la parodia reflejan comportamientos que pueden verse en la actualidad en multitud de empresas.

Las dinámicas del "coaching", explica Daniel Ruiz García, son "ejercicios de comunión" que provienen de las practicadas por los predicadores anglicanos y sus prácticas de "experiencias comunales para librar al pecador de sus pecados".

Según el escritor sevillano, los primeros "coach" fueron los predicadores de tal forma que la primera ola de estos entrenadores laborales, que surgió en los años 70 en Estados Unidos, "tiene un trasfondo religioso potente".

Estos "nuevos sacerdotes" imponen el nuevo mantra del "todo vale", que esconden con un nuevo lenguaje en el que imperan mensajes como "huir de la zona de confort" o de las personas tóxicas", explica el autor.

Unos mensajes que suponen una "aberración", porque, se pregunta, "¿de qué confort va a huir un empleado con un sueldo mínimo?".

Daniel Ruiz habla de un "poscapitalismo" en el que no se ejerce un poder coercitivo sobre los trabajadores sino que éstos son sometidos a unos métodos "invisibles e inocuos".

Así, agrega el escritor, el "coaching" potencia una serie de aspectos sobre el individuo que se van asimilando de una forma pacífica, de tal forma que éste entiende "que lo que está asumiendo es algo bueno para él"

También critica el autor sevillano la literatura que ha surgido alrededor de este fenómeno y sus profesionales, a los que considera unos "chamanes con corbata".

Libros "vacuos" sobre esta "pseudociencia de pensamiento mágico" a los que las empresas dedican presupuestos y cursos en un mundo donde imperan palabras como "emprender, innovar y motivar" y donde ya no hay, señala Daniel Ruiz, "monos azules".

Los personajes de esta novela asumen también los mensajes de "libre disposición", de trabajadores entregados las 24 horas del día enganchados a los teléfonos móviles de la empresa, situaciones que se han visto potenciadas tras los últimos años de crisis económica.

Anteriormente, al galardón que ha obtenido con "La gran ola", Daniel Ruiz recibió el Premio de Novela Corta de la Universidad Politécnica de Madrid por "Chatarra", su primera novela, que, años después, inspiró un corto cinematográfico de Rodrigo Rodero, multipremiado para los Óscar en 2006.

Además, Ruiz ha obtenido el V Premio de Novela Corta Villa de Oria y el Premio Onuba de Novela y ha sido finalista en premios como el Ojo Crítico de RNE. EFE