Barcelona, 27 sep (EFE).- El conseller de Justicia de la Generalitat, Carles Mundó, ha defendido hoy el referéndum como "la herramienta más útil" para saber la opinión de los catalanes sobre la independencia y ha hecho un llamamiento a los 'comunes' -las confluencias de la izquierda alternativa catalana- a "mojarse".

En un almuerzo-coloquio organizado por la entidad Sobirania i Justícia para abordar los retos en el tramo decisivo del proceso independentista, un día antes de que el presidente catalán, Carles Puigdemont, detalle su nueva propuesta de hoja de ruta, Mundó ha afirmado que el referéndum pactado con el Estado sería "la solución idónea", aunque es "imposible" porque se niega a Cataluña la condición de "sujeto político con derecho a decidir" sobre su futuro.

Por lo tanto, "desgraciadamente" no es realista pensar que España seguirá los pasos del Reino Unido, que autorizó un referéndum sobre la independencia de Escocia en 2014: "La vía escocesa es la vía política, la vía española es la vía del Código Penal", ha denunciado.

Mundó ha constatado que bajo la legalidad española un referéndum de independencia es y seguirá siendo considerado "ilegal", pero "la ley española no es como la ley de la física".

"La ley española es una ley legítima, que aprueba un Parlamento legítimo, pero la ley que apruebe el Parlament también es una ley legítima", por lo que un eventual referéndum se convocaría "en base a la ley catalana", ha señalado.

En cambio, para Mundó, "la vía federal, la tercera vía, es una vía muerta" porque la Constitución es "irreformable" por la complicada cadena de mayorías cualificadas y votaciones que se requieren.

La suma de PP, PSOE y C's, ha advertido, "difícilmente" permitiría reformar la Constitución para dar respuesta a las "aspiraciones de la mayoría de los ciudadanos catalanes": "Si hay consenso para reformarla, será para hacer un Estado más centralista", ha alertado.

Dirigiéndose al electorado de las confluencias de izquierdas, ha destacado que pueden tener un "papel clave" en la resolución final del proceso soberanista, pero para eso "se tienen que mojar" en el debate sobre la independencia. EFE