Valencia, 18 jun (EFE).- Investigadores de la Universitat Politècnica de València (UPV) han desarrollado un ecosensor portátil de bajo coste y rápida instalación que, combinado con una aplicación y un teléfono móvil, permite conocer la calidad del aire en tiempo real y en cualquier punto de una ciudad.

Desarrollado por el Grupo de redes de Computadores (GRC) de la UPV, este instrumento está compuesto por uno o más sensores capaces de medir diferentes contaminantes en el aire con las coordenadas y el instante de captura y un sistema de comunicaciones integrado y de servidores en la nube.

Según destacan sus creadores, puede llevarse a cuestas o instalarse rápidamente en cualquier vehículo, "siendo la bicicleta la opción más flexible y ecológica", aseguran a EFE fuentes de la UPV.

Carlos Tavares, investigador del GRC y subdirector del Departamento de Informática de Sistemas y Computadores (Disca) de la UPV, señala que, aprovechando la red de transporte público existente, este ecosensor permitiría maximizar el control medioambiental en las ciudades con un coste mínimo.

"Actualmente, Europa dispone de una red de estaciones para monitorizar el aire, que requieren de infraestructura propia y sensores avanzados, lo que eleva considerablemente su coste", señala Carlos Tavares.

Además, añade, "en la práctica el número de estaciones es muy reducido, lo que impide conocer con detalle la calidad del aire en los distintos puntos de la ciudad. Este ecosensor permite salvar este hándicap de una forma además muy eficiente".

Sobre su funcionamiento, el investigador destaca su sencillez: "Basta con iniciar la aplicación para empezar a monitorizar la ciudad".

Una vez se cargan los datos en la nube, el sistema genera automáticamente, a partir de datos registrados por terminales de varios usuarios, los mapas de contaminación detallados del área estudiada.

"Si el número de usuarios es elevado, se pueden tener mapas de contaminación completos y actualizados prácticamente al instante", apunta el investigador de la UPV.

Además de permitir conocer con detalle qué zonas de una ciudad están más contaminadas, el ecosensor podría ser una herramienta de ayuda para aplicar restricciones de tráfico en las zonas que alcancen valores críticos.

Respecto al usuario particular, sus creadores señalan que además de la sensación de ser partícipes de la organización y calidad de vida de su ciudad, "el ciudadano tendrá como ventaja el poder conocer de primera mano, y en tiempo real, la calidad de aire en cualquier trayecto que esté realizando".

"También conocerá la distribución de los distintos gases dañinos para la salud, como es el caso del ozono, especialmente agresivo con las vías respiratorias", agrega.

Los investigadores de la UPV validaron sus prestaciones en la ciudad de Valencia, comparando los valores obtenidos por el equipo con datos de control recogidos por las estaciones distribuidas en la ciudad en las mismas fechas y ubicación. EFE