Madrid, 10 jun (EFE).- "Si te rindes, pierdes" es el mensaje y el título del libro que acaba de publicar Ismael Prego, más conocido como Wismichu, para animar a los usuarios de internet a mejorar la creación de contenidos "online" de la mano de quien se autodefine como "uno de los mejores youtubers del mundo".

Se suma así a AuronPlay (Raúl Álvarez), Tiparraco (Jesús Casabón), Perxitaa (Jaume Cremades) y Kajal Napalm (David Cajal), cada uno de los cuales ha publicado en los últimos meses su libro respectivo explicando su experiencia como creadores de contenido en la plataforma Youtube.

En el caso de Wismichu, su obra pretende resumir las bases para crear en la red así como para defenderse ante las criticas, las amenazas e "incluso el acoso" que puede sufrir un "youtuber", gracias al anonimato del que disfrutan los usuarios de esta plataforma, ha asegurado hoy a Efe el autor.

Prego explica que el texto, ilustrado por Jordi Villaverde, está dirigido tanto a su audiencia -actualmente alcanza casi los 4.200.000 suscriptores- como a cualquier lector interesado en una publicación "diferente" que explica cómo funciona lo que ya se ha convertido en una profesión remunerada.

"Todavía existen prejuicios acerca de la remuneración por subir vídeos en esta plataforma, pero ha aumentado la aceptación social" ante una actividad profesional que incluye un trabajo "sin horarios, que apuesta por nuevos proyectos y supone un continuo desgaste" ante la necesidad de estar "siempre conectado".

Eso sí, Wismichu advierte de que las personas que quieran dedicarse a esto con "el primer objetivo de buscar dinero" pueden resultar decepcionadas porque "para comenzar a obtener rentabilidad necesitas superar el millón de suscriptores".

No es una tarea sencilla, ha insistido, al recordar que en sus propio inicios "tardé casi un año y medio en alcanzar el millar de suscriptores".

En este sentido, ha recordado que hasta hace apenas cinco años Youtube no generaba beneficios económicos de este tipo por lo que "era imposible pensar que pudiera convertir mi afición en profesión", ha añadido.

El crecimiento de este tipo de audiencia obedece a su juicio a un cambio en el consumo de contenidos de ocio por parte de los usuarios, "especialmente entre los jóvenes", que buscan opciones a la programación televisiva habitual y valoran la instantaneidad que permite internet. EFE